Gabriel Andrés Rodríguez

Tribuna Invitada

Por Gabriel Andrés Rodríguez
💬 0

El reto regional de Puerto Rico

En 1514, el gobernador colonial de entonces, Juan Ponce de León, implantó un Decreto Real que dividía en dos regiones la administración de la Isla de San Juan Bautista (hoy Puerto Rico). La división seguía una línea imaginaria desde el Río Camuy en el norte hasta el Río Jacaguas en el sur. La parte al este se convertía en el Partido de Puerto Rico (luego San Juan) y se gobernaba desde Caparra y luego desde la Isleta donde ubica nuestro Viejo San Juan. La parte al oeste se convertía en el Partido de San Germán y se gobernaría desde lo que hoy llamamos “San Germán, Ciudad Fundadora de Pueblos”, pues de su territorio nacerían 23 municipios, desde Camuy a Ponce. Mucho después, en el 1692, surge el “Partido Urbano” de Coamo en el sureste, cubriendo de Ponce a Cayey y Yabucoa. Estos “partidos” del oeste y el sureste se desarrollarían en procesos muy diferentes al de la capital. Sin las fortalezas y tropas que tenía San Juan, lograron defenderse de los frecuentes ataques de caribes, corsarios, holandeses y franceses. Su agricultura y comercio de igual forma crecerían sólo en parte ligados a “la capital”.

Esas antiguas divisiones administrativas, reforzadas por nuestra geografía e historia, dieron origen a sentimientos regionalistas en el oeste y en el sur de Puerto Rico. Nos reconocemos puertorriqueños, pero somos más propensos a pensar que el gobierno en la Isleta de San Juan, que sólo mira hacia la metrópoli, no responde a nuestros intereses “en la Isla”.

Llegando al presente, cuando la crisis del gobierno colonial se profundiza y arrastra otros sectores de la economía, forzando a la emigración de cientos de miles, procede aunar talentos y recursos locales y regionales para demostrar que sí podemos crear alternativas de desarrollo real, sostenible y solidario. El suroeste y otras regiones tienen capacidad de sobra para lograrlo.

La metrópolis actual, como la anterior, sólo vela por sus propios intereses y cómo seguir sacando provecho de la colonia. El gobierno de la colonia, como sus antecesores, carece de voluntad y poderes para atender los intereses de la población, por lo que distribuye un peso desproporcionado de la crisis sobre los municipios, comunidades e instituciones vitales, como la universidad y las empresas sociales.

Otras columnas de Gabriel Andrés Rodríguez

lunes, 21 de agosto de 2017

El reto regional de Puerto Rico

El planificador Gabriel Andrés Rodríguez cita parte de la experiencia colonial de siglos pasados y comenta parte del nuevo reto del territorio puertorriqueño

💬Ver 0 comentarios