Vicente Feliciano

Tribuna invitada

Por Vicente Feliciano
💬 0

El riesgo de reducir impuestos a los pensionados

Las reducciones en contribuciones propuestas por la administración Rosselló tienen mucho de positivo. Sin embargo, el propuesto aumento en el ingreso exento de pensiones de $12,500 a $25,000, es contraproducente. La propuesta es injusta socialmente, reduce la participación laboral y es contraria a los objetivos del Plan Fiscal aprobado por la Junta de Supervisión.

Las exenciones a las pensiones son injustas porque discriminan a favor de los envejecientes sencillamente porque tiene mayor edad. Con la nueva propuesta, una pareja que entre seguro social y pensiones reciba sobre $100 mil de ingreso anual podría estar exenta de contribuir a paliar la crisis del país. Mientras, una madre soltera con un hijo dependiente ganando $30 mil tendría que pagar contribuciones sobre ingresos. Al mismo tiempo, a una madre soltera que esté en la beneficencia social se la hace difícil obtener empleo porque los recursos del estado para un programa de incentivo salarial robusto (earned income tax credit) se desvían para favorecer a retirados con recursos financieros. Es posible que una o las dos madres solteras de los ejemplos de arriba emigren con sus hijos.

Una de las mayores fallas, si no la mayor, de la economía local es la baja participación laboral. Uno de los objetivos de la reforma laboral fue incrementar la participación laboral. Sin embargo, aumentar el dinero exento de pensiones haría más atractivo retirarse.

El gran problema de participación laboral en Puerto Rico no radica en nuestros jóvenes. En el cohorte de edad de 25 a 29, nuestra participación laboral es de 73%, no muy distante del 82% observado en Estados Unidos. Donde la participación laboral de Puerto Rico es lastimosa es en el cohorte de edad de 50 a 59, donde la Isla se sitúa en 42% mientras Estados Unidos alcanza 72%. Algo similar ocurre con el cohorte de 60 a 64 donde Puerto Rico está en 25% comparado con el 56% estadounidense.

No es que los puertorriqueños seamos un montón de vagos. Es que respondemos a incentivos económicos bien intencionados pero desatinados que provee el Gobierno. Mientras que en Estados Unidos el ingreso de pensión tributa como si fuera salario y el ingreso de seguro social es tributable, en Puerto Rico promovemos el que nuestra población de mayor edad no trabaje mediante exenciones contributivas al ingreso de los retirados.

El Plan Fiscal requiere por un lado ajustes en la chequera del Gobierno. Por otro lado, requiere que la economía comience a recuperarse. El propuesto aumento en el ingreso exento por pensiones no ayuda al primer objetivo y es particularmente dañino para el segundo porque reduce la participación laboral.

Es necesario rehacer el contrato social inter-generacional en Puerto Rico. Las tasas de pobreza son más altas entre la población menor de 18 que entre la mayor de 65. Con los recursos limitados con los que contamos tenemos que ayudar a todo el que lo necesite, irrespectivo de la edad. No tenemos recursos para ayudar a, quien lejos de necesitar, debería estar aportando.

Otras columnas de Vicente Feliciano

martes, 15 de enero de 2019

Reforma laboral en la práctica

El economista Vicente Feliciano opina que en el país se necesita maximizar el empleo y la producción mediante legislación

viernes, 7 de diciembre de 2018

Bono de Navidad: fijación ideológica de la Junta

El economista Vicente Feliciano plantea que la Junta de Supervisión Fiscal tiene una fijación ideológica con el bono de Navidad, asunto que percibe desvinculado a los problemas estructurales principales del país

jueves, 8 de noviembre de 2018

Voto negativo para la economía

Vicente Feliciano expone complicaciones del panorama económico a raíz del resultado de las elecciones de medio término en los Estados Unidos

💬Ver 0 comentarios