Jeffrey W. Jurasek

Punto de Vista

Por Jeffrey W. Jurasek
💬 0

El sacrificio de nuestros veteranos

El Día del Veterano reconocemos a nuestros militares y tomamos un momento para reflexionar sobre lo mucho que han sacrificado para proteger nuestro estilo de vida.

Hoy solo el uno por ciento de nuestros ciudadanos decide servir en la milicia. Ese uno por ciento representa un grupo muy pequeño de individuos, que han asumido la responsabilidad de defender las libertades de todos los ciudadanos americanos. Al así hacerlo, estos veteranos, muchos de ellos de Puerto Rico, se han convertido en tesoros nacionales.    

Nuestro sistema de gobierno depende de la disposición de los mejores hombres y mujeres de nuestra sociedad para decir presente y servir, dedicándose en cuerpo y alma a una gran causa, la causa de proteger nuestras libertades. Por más de 200 años, los veteranos de nuestro país han estado dispuestos a servir y a sacrificarse por esa causa, la cual aman, más que a sus propias vidas. 

Es también nuestra obligación reconocer que nuestros soldados no pueden ser exitosos sin el apoyo y el amor de sus familias. Y es que, si el Ejército es la fortaleza del país, y el soldado es la fortaleza del Ejército, entonces es la familia lo que constituye la fortaleza de nuestras tropas. Estaríamos grandemente equivocados si en un día como este no reconocemos el gran sacrificio de nuestras familias.

Servir en las fuerzas armadas nunca ha sido un trabajo fácil. Hoy, como parte de una fuerza voluntaria, nuestros militares toman la decisión de servir, aun sabiendo que pueden ser enviados a áreas de combate, para que otros puedan tener la oportunidad de vivir en paz. 

Por más de 20 años nuestros veteranos, muchos de ellos de Puerto Rico, han dado lo mejor de sí mismos en una de las épocas más difíciles de la nación. Aun así, nuestros veteranos han demostrado fortaleza mental y física, pero más importante, han demostrado gran valentía en presencia de grandes peligros.  

También, nuestros veteranos han tomado la iniciativa en el proceso de transformar a nuestras fuerzas armadas en una organización versátil, ágil, de rápida movilización y persistente, como nunca antes se había conocido en el mundo. 

Para quienes hemos servido en uniforme, sabemos que no es el equipo de alta tecnología que usamos en combate el que gana guerras. Sabemos que es el gran corazón guerrero de nuestras tropas lo que hace la diferencia. Con esto en mente, y mientras reflexionamos sobre el verdadero significado del Día del Veterano, con mucho respeto les pido que demuestren su agradecimiento a nuestros veteranos, no con palabras o desfiles. Les invito a vivir sus vidas plenamente, aprovechando las libertades que tenemos gracias a ellos. Así, estaremos demostrándole a los veteranos, de la presente y pasadas generaciones, que su sudor y dolor no fueron en vano. 

¡Feliz Día del Veterano!

Otras columnas de Jeffrey W. Jurasek

💬Ver 0 comentarios