Carlos Rosa Rosa

Punto de Vista

Por Carlos Rosa Rosa
💬 0

El silencio de John Holland

Han pasado seis meses del momento en que la Federación de Baloncesto local suspendió indefinidamente del programa nacional al escolta John Holland al exigir una suma de dinero para vestir la camiseta nacional en la Copa Mundial de China en agosto pasado.

El presidente del organismo, Yum Ramos, también le impuso una suspensión de una temporada en el Baloncesto Superior Nacional (BSN), cuando él venía de debutar con los Santeros de Aguada en 2019, ayudándolos a conquistar el primer campeonato en la historia de la franquicia.

¿Qué ha pasado desde entonces? Literalmente, nada.

Holland no ha apelado el castigo a la Federación ni tampoco ha tenido comunicación con Ramos durante este tiempo.

A mi juicio, es una muestra de que a Holland no le interesa volver al Equipo Nacional ni al BSN.

En 2018, Ramos castigó a los jugadores Alex Franklin, Ramón Clemente, y Kevin Young con relación al AmeriCup y los tres canasteros apelaron de inmediato. Ver una reacción inmediata de los jugadores es lo normal en este tipo de situación. Las sanciones fueron reducidas en aquel momento.

Realmente, pensé que Holland iba a apelar su castigo tan pronto fue impuesto a principios de agosto pasado, pero no ha sido así.

El exenebeísta está activo en la Liga de Israel con el club Hapoel Jerusalem y, posiblemente, no tenga entre sus planes jugar esta temporada en el BSN, la cual comenzará el 28 de febrero.

La gerencia de los Santeros ha dicho en una más de una ocasión que Holland tiene la intención de apelar el castigo, pero ningún documento había llegado ayer a las oficinas de la Federación. Y no sé si lo hará en un futuro inmediato. 

De hacerlo, la Federación debe mantener su suspensión del combinado nacional, al menos, por un año. No le abriría las puertas tan rápido para que juegue en las ventanas clasificatorias al AmeriCup ni en el Repechaje Olímpico de Serbia en junio próximo, por ejemplo.

La Federación debe mostrar carácter en este caso, y mantener algún tipo de castigo. Mientras, su silencio continúa enviando un mensaje al programa nacional y al BSN.

Otras columnas de Carlos Rosa Rosa

💬Ver 0 comentarios