Ramon L. Nieves

Tribuna Invitada

Por Ramon L. Nieves
💬 0

El sistema energético tiene que funcionar

La mayoría de los puertorriqueños estamos hartos del sistema que administra la Autoridad de Energia Electrica (AEE). Un huracán como Irma, que apenas tocó al país, ocasionó el colapso del sistema energético.

Siete días después de sufrir la falta de energía eléctrica, pude ver en CNN a Robert Gould, el VP de Comunicaciones de Florida Power & Light. Cabe destacar que no estaba hablando ni el director ejecutivo de la empresa, ni el presidente de la unión. Presumo que dichos oficiales estaban bastante ocupados durante la crisis.

De manera pausada, Gould describió el status de los trabajos para restablecer el sistema energético. No ofreció un status fuera de la realidad, y tampoco promovió hashtags sugiriendo que el #TeamUnion subiría el sistema rápido. Gould indicó que, gracias a los millones de dólares que la empresa (privada) ha invertido en el sistema de transmisión y distribución, confían que la recuperación será más rápida. Por último, reconoció el papel esencial de los trabajadores que realizan labores manuales para levantar el sistema.

¡Qué gran contraste con el desmadre de siempre en la AEE! Luego de Irma fuimos testigos de una AEE que ofrecía mensajes contradictorios: mientras el director ejecutivo pronosticaba que muchas áreas del país se recuperarían en “meses”, el liderato de la UTIER promovía hashtags triunfalistas de #VamosAPrenderAlPais.

Cuando el hashtag fracasó en San Juan, la UTIER atribuyó la tardanza en la recuperación a una “conspiración” para justificar la contratación de empresas privadas. Algunos hasta sugirieron hubo “discrimen politico” de la AEE contra San Juan.

¡Tan fácil que es decir la verdad! La realidad es que nuestra infraestructura energética está en un estado grave. El grid requiere inversiones de cientos de millones de dólares que la AEE, quebrada, no tiene en la actualidad. Si los $5 mil millones en préstamos tomados por la AEE entre 2010 y 2013 se hubieran invertido en el grid, otra sería nuestra realidad.

La AEE yace atrapada entre intereses económicos, sindicales, y políticos. Su modelo de negocios dejó de funcionar hace mucho tiempo. Es hora de dejar atrás ese modelo fracasado.

Los puertorriqueños no somos peores ni mejores que nadie. Si nos lo proponemos, podemos crear una mejor realidad energética. Lograrlo tomará años. El debate de cómo lograrlo debe alejarse de los extremos de la "derecha" neoliberal, y de la "izquierda" alérgica al cambio. Transformar el modelo energético requiere un enfoque pragmático, no ideológico. La Reforma Energética, Ley 57-2014, comenzó a trazar el nuevo camino.

El único interés que debe importarle a la AEE es el de los abonados de energía eléctrica. No importa sea privado o público, el sistema energético de Puerto Rico tiene que funcionar, y punto. 

Otras columnas de Ramon L. Nieves

miércoles, 23 de agosto de 2017

Democratizar la energía renovable

El exsenador popular Ramón Luis Nieves comenta sobre la energía renovable y su accesibilidad en la isla

💬Ver 0 comentarios