Johnny F. Rullán

Punto de vista

Por Johnny F. Rullán
💬 0

El sur somos todos

Si no llega a ser por la sacudida que llegó hasta la comodidad de mi cama a las cuatro y pico de la mañana, el 7 de enero, lo más seguro yo no llegaba a pasar ni un minuto en el suroeste de la isla como voluntario. 

“Allá ellos con su brega”, diría mi inconsciente, con el más descarado disimulo.

Yo mismo caería preso del disimulo al “postear” mi solidaridad efímera en las redes, para luego seguir con mi día, como si nada. 

Pero, ya que se volvió un asunto que implicó mi incomodidad, entonces, y temo que solo entonces, verdaderamente me inspiró a tomar cartas en el asunto.

Pensé: “¡Si yo lo sentí así de fuerte acá, entonces, imagínate ellos!” ¿Acaso no te pasó?

¿Acaso no fue ese momento en que pasaron de ser los “ellos”, del vergonzoso “allá ellos”, a ser parte de nosotros? 

No hay que ser psicólogo para comprender que la empatía y la compasión nacen más fácilmente cuando nos podemos identificar con quien sufre. Ahora bien, cuando las ayudas se encuentran atascadas, atrasadas o renunciadas, obliga la siguiente pregunta: ¿Se deberá a una falta de identificación?

Según ciertos alcaldes, como Luigi Torres de Yauco, en efecto, están atascadas las ayudas gubernamentales. Observo la pasión con la cual dichos alcaldes denuncian esta presunta demora.

Noto la aparente indiferencia de ciertas amistades que me rodean. Reconozco cómo yo mismo me prestaría a la inacción, de no haber sido sacudido como maraca aquella madrugada del 7 de enero.

Todo esto me insta a cuestionar: ¿será que nosotros, los sanjuaneros, padecemos de una falta de identificación con otros pueblos de la isla? ¿Y que hasta que no nos toque el tostón a nosotros, o al familiar nuestro que vive “por allá”, no actuamos con la misma premura?

Cuando nos impactó el huracán María, aprendimos esa lección: ¿No? En grandes medidas sí, rotundamente sí. Más temo que nos falta. 

Si en algo nos podemos identificar todos es en cómo se siente estar de este lado de la indiferencia del gobierno estadounidense cuando estalla una crisis en la isla. ¿Acaso no tendrá que ver con su falta de identificación con esta isla-territorio rumbona que habla his-pan-yole? 

Por favor, no repitamos ese mismo error con los nuestros.

Al pasar unos días en el suroeste, para ofrecer primeros auxilios psicológicos a quienes temen la propia tierra que pisan, sentí que era yo quien salía auxiliado, de mi ignorancia. Ignoraba la verdadera grandeza de nuestros guayanillenses, guaniqueños y demás de la región.  Tras los devastadores sismos que sacuden hasta las garrapatas del perro, su nobleza y rectitud de alma: inquebrantable. 

Como sanjuanero que soy, no solo me puedo identificar más ahora, sino que anhelo ser más como nuestros ejemplares conciudadanos del sur. 

Más fuerte que el revolcónque me despertó aquel 7 de enero, o que el primer sismo de 4.8 que viví en Guánica al siguiente día, fue el remezón que recibió mi arrogancia citadina al viajar al sur.

Para la próxima, espero cogerlo personal desde antes. Quiero estar ya en las trincheras cuando den la primera señal, y no en mi cama, esperando que se trate de “mí” para levantarme.

Otras columnas de Johnny F. Rullán

sábado, 4 de enero de 2020

Resolución para el 2020: #votocombativo

Por favor, no hagas a otros sufrir las consecuencias de un voto desinformado. Puerto Rico ya no lo puede costear más, plantea Johnny F. Rullán

sábado, 7 de diciembre de 2019

“Georgie” Navarro y el cultivo de la salud mental

El caso de “Georgie” Navarro pudiera servirnos como ejemplo de autosuperación y de continuo cultivo de sanidad estando ya en el ámbito de las oficinas gubernamentales, dice Johnny F. Rullán

💬Ver 0 comentarios