Alfredo Rivera Pizarro

Punto de vista

Por Alfredo Rivera Pizarro
💬 0

El teletrabajo, beneficioso para la industria inmobiliaria

Con la experiencia aprendida con más de seis semanas de trabajo remoto, la industria inmobiliaria e hipotecaria se encamina a procedimientos de trabajos más efectivos y salubres para sus clientes y profesionales.

Con los nuevos protocolos de trabajo propuestos se protege la vida y salud de cada uno de los partícipes de una transacción inmobiliaria. Si bien el trabajo “de calle” de los corredores inmobiliarios se ha detenido en Puerto Rico, el trabajo de los bancos hipotecarios ha seguido fluyendo de manera remota, lo que beneficia a que no se detenga el proceso de un préstamo hipotecario. En la isla ya la mayoría de los bancos hipotecarios habían digitalizado los procesos de radicación y análisis de los préstamos en la última década. 

Los cambios de distanciamiento social al momento de inspeccionar propiedades y firmar documentos para los corredores de bienes raíces son de gran beneficio si se cumple estrictamente con el uso de guantes y mascarillas para proteger la vida y salud de todos. 

En el caso de la banca hipotecaria, ya los clientes pueden orientarse y radicar un préstamo con un originador hipotecario licenciado (MLO) sin la necesidad de reuniones físicas entre estos. Cada profesional independiente subcontratado en los procesos de inspección, como la tasación y la mensura de una propiedad, tiene que tomar sus precauciones, al igual que los abogados notarios y oficiales de cierre al momento de firmar las escrituras de compraventa y todos los documentos relativos al cierre hipotecario.

No queda duda que este cambio de procesos es de mutuo beneficio para todas las partes. Esta pandemia ha reinventado la industria y sus impactos en Puerto Rico se proyectan favorablemente a corto plazo en términos de salubridad y largo plazo en términos de costo-efectividad.

Todo este proceso de mitigación salubrista y económica nos deja algunas valiosas enseñanzas. Entre estas:

1. Las transacciones inmobiliarias tienen que seguir migrando a un mayor uso de los recursos tecnológicos.

2. Los cierres notariales, al igual que muchas transacciones financieras, tienen que poder efectuarse digitalmente.

3. La oportunidad de más reuniones remotas para maximizar el tiempo y los recursos de nuestros profesionales.

4. El análisis de crear protocolos logísticos de trabajo salubristas para cada profesional de la industria para no frenar la cadena de procesos y el progreso de cada transacción inmobiliaria o hipotecaria. 

5. Los poderes ejecutivos y legislativos deben enfocar más esfuerzos para un mejor flujo de las transacciones inmuebles en el país.

6. La salud de un pueblo va por encima de los intereses económicos. 

Otras columnas de Alfredo Rivera Pizarro

💬Ver 0 comentarios