Ana Helvia Quintero

Tribuna Invitada

Por Ana Helvia Quintero
💬 0

El tercer sector y la educación

En Puerto Rico uno de cada cinco estudiantes que comienza su primer grado no termina su cuarto año. Esta proporción aumenta a uno de cada dos entre los estudiantes de bajos ingresos económicos, o sea, la mitad de los jóvenes de este sector social no termina su escuela superior. Hoy para cualificar y desempeñarse efectivamente en los empleos de la sociedad de la información y del conocimiento, es indispensable poseer, al menos, un tipo y nivel de conocimientos y destrezas correspondientes a los impartidos en la escuela superior. Así, el no tener el diploma de cuarto año condena al joven, en la gran mayoría de los casos, a ser un marginado de la sociedad. De hecho, la población de confinados en instituciones penales, en su mayoría, no completaron su cuarto año. Por estos jóvenes y por la calidad de vida de nuestra sociedad es necesario trabajar alternativas que les provean para un mejor futuro.

Ante la dificultad del sistema escolar en atender un grupo considerable de estos estudiantes, los llamados “desertores escolares”, diversas instituciones sin fines de lucro se han dado a la tarea de desarrollar programas para que estos estudiantes terminen su cuarto año. La Mesa de Educación Alternativa del Proyecto Fomentando Alianzas de la Fundación del Banco Popular reúne un grupo de ellas (ASPIRA, Centros Sor Isolina Ferré, Centro Joaquina de Vedruna, Centro Tau, CREARTE, LECEI, Escuela Montessori San Cristóbal, Nuestra Escuela, PECES, Politécnico Amigó). A este grupo de organizaciones se han unido la Fundación CAF y el San Jorge Children’s Foundation, los cuales atienden jóvenes con problemas de salud crónica a quienes el sistema de educación pública tampoco atiende. Estas instituciones ofrecen un espacio a jóvenes que por una razón u otra han abandonado la escuela regular, o que interesan una educación alternativa.

Ahora bien, además de este servicio, las escuelas alternativas podrían apoyar la transformación del sistema educativo para trabajar exitosamente con los estudiantes con los cuales ha fracasado.

Las escuelas alternativas han identificado unos elementos esenciales para lograr este éxito.

Pronto se publicará un escrito que explica con detalles las estrategias para lograr las características que distinguen a estos proyectos: prestar atención al desarrollo emocional del estudiante; integración de servicios de apoyo social al contexto escolar; enseñanza personalizada; un personal comprometido y con la sensibilidad para trabajar con estos jóvenes. Las escuelas alternativas podrían servir de mentoras a las escuelas del sistema educativo en el desarrollo de estas características. Así se aumentaría la retención escolar, disminuyendo a su vez los males sociales que acompañan a la deserción escolar.

En las decisiones a tomarse sobre el presupuesto, se debe tomar en cuenta que estas organizaciones del tercer sector que atienden a los jóvenes que abandonaronla escuela prestan un servicio indispensable a los sectores de mayor pobreza y de mayor necesidad, al igual que otras organizaciones de base comunitaria que atienden las necesidades apremiantes de sectores marginados y desatendidos por el estado. La reducción en los servicios a estos sectores es una medida que agrava las pésimas condiciones de vida y falta de oportunidades de estos, y acentúa la extrema inequidad social. Asimismo, se prescinde de servicios que se rinden con una mayor efectividad que el estado, como lo comprueba el estudio sobre el Tercer Sector reseñado en El Nuevo Día (20 de mayo, 2015). A la larga constituyen el modelo de funcionamiento con mayor rendimiento de los recursos y de impacto social. Por todo esto, los recortes a estas organizaciones no son el camino para una sana y efectiva administración en el servicio público, sea gubernamental o comunitario.

Otras columnas de Ana Helvia Quintero

martes, 13 de noviembre de 2018

El círculo vicioso de la enseñanza sin sentido

Para mejorar la educación, la profesora Ana Helvia Quintero defiende el aprendizaje activo, que parte de las concepciones de los alumnos, en lugar de la técnica de la conferencia de los docentes, que predomina en los salones de clase

jueves, 11 de octubre de 2018

Un nuevo modelo escolar para Puerto Rico

La profesora Ana Helvia Quintero presenta ideas para desarrollar un nuevo modelo educativo que estimule la diversidad de talentos de los estudiantes

lunes, 17 de septiembre de 2018

Soluciones para la UPR ante la crisis fiscal

Ana Helvia Quintero indica que aunque los recortes son excesivos, la UPR tiene que trabajar para hacer los cambios que la institución necesita

💬Ver 0 comentarios