José A. Franceschini Carlo

Punto de vista

Por José A. Franceschini Carlo
💬 0

¿El testimonio de un paciente con esquizofrenia es válido en un Tribunal?

Áurea Vázquez, convicta por el asesinato de su esposo, el canadiense Adam Anhang, reclama un nuevo juicio ante el Tribunal Federal, amparándose en la condición de esquizofrenia de Alex Pabón, el testigo estrella en el proceso en que la viuda fue hallada culpable y sentenciada a cadena perpetua.

Los síntomas y el estado presente del paciente esquizofrénico son los parámetros necesarios para que los tribunales puedan determinar si una persona diagnosticada con esquizofrenia puede o no ser testigo en un caso criminal o civil.  

Si el paciente con esquizofrenia fuese la persona acusada, sería indispensable la evaluación de un psiquiatra para determinar su capacidad para enfrentar juicio.

Desde que la humanidad existe, ha sufrido enfermedades mentales. Sin duda, una de las peores es la esquizofrenia. Esta enfermedad del cerebro tiene síntomas, llamados positivos, que incluyen alucinaciones, delirios, lenguaje desorganizado, que llevan al paciente a tener comportamientos bizarros.  

Los otros síntomas, llamados negativos, son afecto plano (no muestra ninguna emoción), alejamiento social, pobre relación interpersonal, anhedonia (nada le da placer), apatía (nada le interesa), alogia (pobre lenguaje), abulia (falta de voluntad y de energía).  Estos pacientes tienen problemas cognitivos que muchos estudiosos consideran parte esencial de los síntomas. Se ha podido demostrar que tienen más bajo IQ, o inteligencia, que el resto de la población.  

Estos síntomas deben ocurrir por lo menos durante seis meses, con claro deterioro y delirios (falsas creencias) y/o alucinaciones (falsas percepciones), en especial auditivas, por un mes, para poder dar el diagnóstico. Los delirios más comunes son de contenido paranoide, el paciente siente que le quieren hacer daño.  Las alucinaciones auditivas son voces que le dicen cosas negativas (estúpido, no sirves, mátate). Ver celajes u oír que lo llaman por su nombre no se consideran síntomas positivos.

La esquizofrenia afecta al 1% de la población mundial. La edad promedio del primer brote psicótico es de 16 a 25 años, y son raros los casos después de los 35 años. Es la quinta enfermedad de incapacidad global.  Su causa es genética (herencia de familia), hasta un 80% o congénita (durante embarazo o parto), haber tenido cambios en el desarrollo del cerebro. Por lo que se entiende hay una predisposición.

Esquizofrenia significa división de la mente. Estos pacientes viven entre la realidad y sus falsas creencias (delirios) o percepciones (alucinaciones).  Pasan por varias etapas. En la premórbida todavía la enfermedad no se ha manifestado, pero ya hay ciertos comportamientos y déficit intelectual. La fase prodromal es cuando se tiene el primer brote psicótico con delirios y alucinaciones, comportamientos bizarros o de aislamiento social.  Se debe hacer el diagnóstico y comenzar un tratamiento con antipsicóticos. Estudios demuestran que entre más temprano se comience el tratamiento, mejor prognosis o control de la enfermedad. En la fase progresiva, que dura cerca de 10 años, el paciente manifiesta aún más los síntomas positivos y negativos, se opone a tratamiento, no reconoce tener una enfermedad mental, atraviesa por múltiples hospitalizaciones. Es la peor etapa de la enfermedad. La última etapa, la crónica residual, es de por vida en la mayoría de los casos.   

Se estima que en el 20% de los pacientes la enfermedad es leve, no causa mayores problemas sociales y ocupacionales.  Al resto del 80%, la enfermedad le causará limitaciones en todas las áreas importantes de la vida; la mayoría no puede mantener un trabajo.

Estos pacientes usualmente responden bien a antipsicóticos, en especial para los síntomas positivos de delirios y alucinaciones.  Un 10% de los casos no responde a tratamiento y termina en hogares especializados.

Los esquizofrénicos no son más violentos que la población general, y los que son violentos usualmente tienen historial previo de agresividad.  Un paciente esquizofrénico tiene otras complicaciones y dificultades que hacen de esta enfermedad mental una de las más serias y peores para tratar.

Un esquizofrénico en estado de remisión de síntomas podría testificar siempre y cuando el estrés del tribunal no le cause una exacerbación. Un esquizofrénico en psicosis activa con delirios y alucinaciones sería muy difícil que pudiera testificar sin salirse de la realidad.

Sería importante que un psiquiatra evaluara el estado actual del paciente para que determine si puede o no testificar.


Otras columnas de José A. Franceschini Carlo

martes, 22 de octubre de 2019

La solución de Portugal a la crisis de las drogas

Como resultado de la legalización de las drogas, Portugal ha experimentado una disminución en el consumo de drogas y una baja exponencial en la criminalidad, argumenta José A. Franceschini Carlo

💬Ver 0 comentarios