Mabel T. López Ortiz

Tribuna Invitada

Por Mabel T. López Ortiz
💬 0

El trabajo social que reclamamos

Recién se denunció un caso de aparente trata humana o negociación de servicios con adultos mayores en el Departamento de la Familia. Fui invitada para discutir la dimensión ética de la situación, por aparente información de implicaciones de profesionales del trabajo social. Como representante de una organización gremial con responsabilidades de regular la práctica y ética profesional del trabajo social, informé los derechos del ciudadano cuando enfrenta faltas éticas por algún profesional. 

No tuve la oportunidad de hablar de otros lados de la moneda e indicar sobre confidencias que no vinculan a personas de interés en la investigación con el trabajo social. Esta claro que ningún profesional del trabajo social debe violentar su ética. 

Desde la dimensión que contextualiza la práctica, la ética y los servicios de calidad del trabajo social, a los que tiene derecho el ciudadano, es mi responsabilidad denunciar la situación de precariedad en las que trabajan hoy nuestros profesionales. 

La crisis fiscal no permite que nuestros profesionales cuenten conservicios de apoyo, y además con condiciones laborales importantes como el pago adicional por horas extras trabajadas, derechos laborales como mejor paga, plan médico con cubiertas completas, permanencia en nuestros empleos, entre otras. Se suma a esto la falta de seguridad de nuestros profesionales cuando salen a la calle a visitar a una ciudadanía que vive la complejidad social desde la marginación, la vulnerabilidad, la pobreza y la desigualdad social.  

Como profesionales, al igual que las familias que atendemos, estamos viviendo la precariedad. 

El Colegio de Profesionales de Trabajo Social de Puerto Rico busca regular la profesión por lo que miramos las discusiones prácticas en el contexto de nuestro código de ética, para que nuestros servicios sean unos de calidad en beneficio del país. 

Tenemos una función de interés apremiante para el Estado, pero más que nada, creemos en los colectivos profesionales como una de las respuestas a la crisis del país.

Es preocupante reconocer que el Estado en sus diversas instancias se alinea a políticas neoliberales que buscan desarticular todo tipo de organización, en este caso las profesionales. Sin embargo, son las organizaciones profesionales las que pueden denunciar las violaciones de derechos humanos, la falta de equidad social y económica, que quieran enfrentar la pobreza y la desigualdad en el país.  

Para atender las situaciones que aquejan nuestra profesión, somos los profesionales del trabajo social las personas llamadas a enfrentar estos asuntos. No podemos permitir que quienes no conocen sobre el bienestar social, derechos humanos y trabajo social determinen el rumbo a seguir de nuestra profesión sin nuestra participación.

Otras columnas de Mabel T. López Ortiz

💬Ver 0 comentarios