John A. Regis

Tribuna Invitada

Por John A. Regis
💬 0

El tsunami de Donald Trump

El martes poco después de las siete de la noche se reportaron las primeras olas donde mostraban los primeros resultados de la elección presidencial, en la que comenzaba ya a verse una ventaja de Donald Trump contra Hillary Clinton.

Durante meses, Donald Trump hablaba del problema de emigrantes ilegales y reclamaba que la presente administración no corregía. El Partido Demócrata, al igual que la prensa, demonizaban a Trump como un racista que estaba en contra de todos los latinos, cosa que no era verdad. Él lo que tiene es un plan para atender el problema de los emigrantes ilegales, lo que no se relaciona con todos los latinos, contrario a como muchos medios y simpatizantes demócratas trataron de proyectar. Buena parte del pueblo americano apoya las ideas de Trump en silencio, temiendo también poder ser catalogados de racistas. Irónicamente, en la elección Trump obtiene el 27% del voto hispano, una cantidad mayor a la obtenida por Mitt Romney en la elección de 2012.

Tratando de reforzar la seguridad nacional, Trump sugiere controlar la entrada de radicales musulmanes retrasando temporeramente la entrada de personas de Siria y algunos otros países hasta que se puedan establecer los controles necesarios para evitar este peligroso tráfico. Trump da ejemplos de cómo personas que están en la lista de “No Fly” del Departamento de Seguridad Nacional ganan acceso a territorio americano a través de las agencias de inmigración. Mucho del pueblo americano simpatiza en silencio con estas prácticas de control.

De igual manera, Trump acusaba al “establishment”, o la organización gubernamental permanente compuesta de legisladores y funcionarios electos, algunos de los cuales confabulan con los grandes intereses creando legislación conveniente a aquellas corporaciones que le hicieran grandes donativos. Mucha de esta legislación beneficia a estos grandes intereses y no necesariamente al pueblo. Muchos funcionarios públicos le retiraron el apoyo a Trump, pero el pueblo simpatizaba con las ideas de Trump. Nadie quería alzar la voz contra sus funcionarios electos, pero mucho del pueblo simpatizaba con las ideas en silencio.

El pueblo simpatizaba mucho con las ideas de reestructurar las leyes contributivas rebajando el impuesto corporativo a un 30%, con el propósito de incentivar la economía y atraer a las numerosas plantas de manufactura americanas que operan alrededor del mundo y cerca de $20 trillones a territorio americano. Esto crearía numerosos empleos e incentivaría la economía. Mucho del pueblo americano simpatiza en silencio con estas estrategias económicas.

El pasado martes, en privado y dentro de las urnas, el pueblo americano se pudo manifestar y puso en las papeletas su sentir y sus deseos de “Let’s Make America Great Again” o “Vamos a hacer a América grande y exitosa otra vez”. Este sentir en apoyo al programa de Trump,que estaba en la mente de muchos americanos, explotó esa noche y arropó sorpresivamente toda la nación americana como un gigantesco tsunami dándole la victoria al candidato republicano Donald Trump y conviertiéndolo en el próximo presidente de los Estados Unidos de América.

Otras columnas de John A. Regis

martes, 4 de septiembre de 2018

El legado de McCain

John A. Regis, presidente de Puerto Rico-USA Foundation, destaca las contribuciones del fallecido senador republicano

miércoles, 25 de julio de 2018

¿Celebrando el ELA?

John A. Regis, Jr., presidente de Puerto Rico-USA Foundation, explica lo que consiedra el fracaso del status de Puerto Rico

💬Ver 0 comentarios