Terestella González Denton

Punto de vista

Por Terestella González Denton
💬 0

El turismo no debe ser parte del juego político del país

El turismo no puede ni debe ser un balón político, al final perdemos todos. Nos estamos acercando a las elecciones y comenzamos a sentir el fuego del fragor político. Recuerden algo, hemos sido un destino que desde el inicio del cuatrienio hemos tenido la peor de las suertes y no podemos darnos el lujo de crear inestabilidad y menos aún perder presencia. 

Uno de los aspirantes a la gobernación manifestó recientemente su intención de que, en caso de ser electo, desmantelaría la recién creada estructura del DMO y regresaría sus funciones a la Compañía de Turismo de Puerto Rico. Analicemos esto sin las pasiones que caracterizan estos temas.

1. El concepto del desarrollo de un nuevo DMO (ya existía uno a través del Negociado de Convenciones) estuvo presente tanto en la plataforma del PPD como la del PNP en las pasadas elecciones. ¿Por qué lo integraron? Porque era un reclamo del sector privado y muy en especial, el hotelero, el cual por más de 20 años pedía alejar la estructura rectora del mercadeo turístico de las fauces de los partidos políticos, donde el “cambia, cambia, gubernamental” generaba falta de credibilidad del destino. 

2. ¿Qué es un DMO y cuál es su importancia? El DMO es la estructura que se encarga de las estrategias de comercialización a largo plazo de un destino. El DMO es la puerta de entrada al destino. También el DMO y muy en especial su CEO tienen que tener el respeto de los diversos segmentos del turismo que potencian el crecimiento del sector. Un DMO estable y con las herramientas correctas atraerá y retendrá sin lugar a dudas el mejor talento posible. 

3. ¿Cómo medimos los resultados de un DMO? ¿Cómo sabemos que están o no están haciendo bien su trabajo? Estableciendo las herramientas necesarias para medir de manera efectiva y transparente los resultados de sus estrategias. Si por un lado siempre nos hemos medido por lo que vemos: ocupación hotelera, número de visitantes del exterior y gasto promedio de estos visitantes, hay otros elementos que no se perciben a primera vista, pero esos se convierten en el gran generador de la futura demanda. ¿Se acuerdan de la frase de la película “Field of Dreams”, “If you build it, they will come”? Esto es vital. Sembrar para luego cosechar. ¿Cómo llegamos al de afuera? ¿Cómo lo comenzamos a enamorar para que nos visite?, ya sea trayendo un grupo o convención, solo o con familia, o simplemente recomendando a otros que vengan.  ¿Cómo transmitimos los niveles de satisfacción de los visitantes actuales, los cuales se convierten en los grandes embajadores de nuestro destino? Actualmente el DMO cuenta con un comité de mercadeo representativo de diversos sectores, incluyendo la academia, para definir estrategias, conocer de cerca el perfil de nuestro visitante y analizar resultados. Cuentan con una brújula, aprobada por la industria y se está utilizando. 

Ahora la pregunta se va poniendo más interesante. ¿Está haciendo Discover Puerto Rico, el nuevo DMO, bien su trabajo? ¿Merece en estos momentos mandarlo a la “guillotina” sin un juicio justo?  

Discover Puerto Rico comenzó en el mes de julio de 2018, luego de los estragos del huracán María a finales del 2017. El análisis que hice es tomando en cuenta los años también pre-huracán, y en los cuales el DMO no estaba operando. El 2019 fue el año calendario más alto de los últimos cinco años en términos de la demanda de alojamientos con 4.69M en el 2019 (4.4M en el 2015). También es importante recalcar que el total no solamente creció en número de cuartos-noche sino igualmente en el gasto promedio de alojamiento (hoteles y alojamientos suplementarios) de  $9.5 mil millones en el 2019 ($8.4 mil millones en el 2015).En cuanto a datos de acceso aéreo, Aerostar revela cifras récord en los últimos cinco años, con un aumento de un 13.2% (5.9 millones de asientos adicionales) y un aumento de un 11.4% en el número de turistas (5.2 millones). 

A esto le sumamos que en el área de grupos y convenciones los “leads”, ventas contratadas y ventas futuras, todas han ido en aumento, apoyando al mediano y pequeño empresario a hacer negocios y aumentar sus probabilidades futuras. En conclusión, la tendencia antes de la pandemia del COVID arrojaba ciertamente esperanzas de una recuperación del sector, con un presupuesto menor al que tienen otros destinos y con menos personal que lo que había antes en la CTPR. 

Mi llamado es que no es hora de jugar este peligroso juego de las sillas. No es hora de continuar atentando contra un sector que lo que ha hecho es sacar la cara por el país. Como pasada directora de la Compañía de Turismo de Puerto Rico pude ser testigo de la excelencia que teníamos como agencia, pero el partidismo político y la falta de visión derrotó todo lo bueno que se hizo. Luego que dejé la silla, los próximos incumbentes cambiaron, de manera inmediata, una campaña efectiva y que resonó por cuatro años consecutivos. Los resultados, aunque excelentes, se perdían ante el ruido ensordecedor de la guerra mediática entre ambos partidos que se disputan siempre el poder. 

¿Saben algo? No la cambiaron una vez, la cambiaron cuatro veces en los años subsiguientes, y parte del personal que trabajó con excelencia durante mi gestión tuvo que salir porque entraba otro gobierno. Sufrí con los cambios que se dieron en la CTPR, pero reconocí que por el bien de nuestro país tenemos que cambiar las fórmulas y comenzar a hacer las cosas de otra manera. No somos los únicos. Eso lo están haciendo otros destinos, en Estados Unidos, Canadá, Europa, Latinoamérica, África, Asia y Australia. 

Dejemos que este DMO nos pruebe luego de las elecciones por qué y para qué fue creado. Por otro lado, vamos a enfocarnos en reforzar la Compañía de Turismo de Puerto Rico como una organización que maneje el desarrollo turístico del país y adquiera mayor prominencia, desarrollando nuevas experiencias, dándole continuidad al Plan Maestro de Turismo Sostenible, diversificando la oferta alrededor de la isla e integrando a los 78 municipios en su gestión. Que sea una agencia que continúe apoyando la innovación y la capacitación, en colaboración con la academia, para crear una verdadera cultura turística y de excelencia en el servicio. 

Desmantelar ahora el DMO será la estocada final en este cuatrienio a reestablecer el Turismo a favor del desarrollo económico y social del país. No permitamos sea un balón político. 

Otras columnas de Terestella González Denton

martes, 12 de mayo de 2020

La era de las cucarachas

En el sector turístico, este es el momento de ser creativos, de ser rápidos, de adaptarse a los cambios, es nuestra oportunidad de sobrevivir pese a todo, dice Terestella González Denton

💬Ver 0 comentarios