Brenda Torres Barreto

Punto de Vista

Por Brenda Torres Barreto
💬 0

El valor del agua segura

El terremoto que sacudió la región sur el sábado, con una magnitud de 5.4 grados, vuelve a poner en agenda la reconstrucción de Puerto Rico.

En Puerto Rico es común contar con la “crisis” como el líder que establece las pautas y agenda a ejecutar. Esperamos a que toque nuestras puertas para entonces poner en vigor análisis y planes estratégicos. En estos tiempos, en los que el planeta Tierra pasa factura sobre los atropellos ambientales pasados, este modelo no es factible.

Como ha quedado claro, una crisis no disipa los problemas que traen las otras, sino que se acumulan y siguen latentes, haciendo la respuesta ante nuevos retos una casi imposible. Por lo tanto, lo responsable es asignar fondos disponibles para la reconstrucción a proyectos diseñados con un análisis completo para el desarrollo de una infraestructura resiliente.

De la misma manera que son meritorios los task forces para el manejo de la pandemia y la economía, se deben establecer grupos de trabajo dirigidos a la ejecución de proyectos de infraestructura. Estos esfuerzos deben atenderse con sentido de urgencia, teniendo en mente a las familias que confrontan riesgos diarios a causa de la inacción y la falta de inversión en infraestructura critica para el país.

Al enfocarnos en el desarrollo de infraestructura inteligente no solo mitigamos el impacto de eventos catastróficos, sino que contribuimos a solucionar dos de los problemas que enfrentamos estos días en cuarentena: la necesidad de prevenir contagios y de desarrollar empleos para mover la economía.

Las agencias del gobierno central, municipios y entidades sin fines de lucro sometieron el pasado 30 de agosto una lista de proyectos de infraestructura prioritarios para la consideración de la Administración Federal para el Manejo de Emergencias. Los mismos están bajo la evaluación de la Oficina Central de Recuperación, Reconstrucción y Resiliencia de Puerto Rico.

Ante la pandemia, necesitamos contar con infraestructura que nos provea agua potable segura para el consumo y prevención del contagio. Esto solo es viable al emplear métodos convencionales de tratamiento de agua que utilizan filtración y desinfección para remover o inactivar el COVID-19, según informaron los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y la Agencia federal de Protección Ambiental al declarar la pandemia.

La infraestructura y los protocolos diarios para cumplir con los estándares de calidad de manera responsable son costosos y requieren personal diestro. Si tanto la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA), como los operadores del 10% de plantas de aguas potables independientes, no cumplen con estos procesos de purificación, el agua podría representar una amenaza para la salud humana.

Para contar con infraestructura que salvaguarde nuestra salud, debemos exigir invertir en proyectos de infraestructura del agua ya conceptualizados,y agilidad para eliminar ineficiencias en la AAA que provocan la pérdida del 42% de agua potable por averías en sus líneas.

Con la aprobación y adjudicación de fondos para proyectos de infraestructura de agua retomaríamos la agenda de la reconstrucción con el pie derecho; atendemos las amenazas diarias, movemos la recuperación económica hacia adelante y aseguramos salud y un servicio digno a las familias puertorriqueñas. A los líderes de gobierno interesados en retomar esta agenda, tomen nota para que sus propuestas de política pública no se interpongan en la autodeterminación de un país de salir adelante.

Otras columnas de Brenda Torres Barreto

martes, 19 de mayo de 2020

Las playas y la responsabilidad social

Hay que establecer tajantemente claro cómo todo tiene una consecuencia y que las cunetas, aceras, estacionamientos y la arena de playa no son extensión del basurero, escribe Brenda Torres Barreto

miércoles, 22 de abril de 2020

El COVID-19 y nuestro planeta

Brenda Torres Barreto señala que la relación entre pandemias y la explotación de los recursos naturales es estrecha

domingo, 22 de marzo de 2020

Agua limpia ante el virus

El aislamiento social no solo controla la propagación del coronavirus, sino que ayuda a reestablecer el orden natural del recurso agua y nuestros entornos ambientales, escribe Brenda Torres Barreto

💬Ver 0 comentarios