Pierre Edvrard Pharel

Punto de vista

Por Pierre Edvrard Pharel
💬 0

El vapeo, un fenómeno peligroso

El uso de los cigarrillos electrónicos (“e-cigarrettes” en inglés) ha sido en aumento tanto en los Estados Unidos como en el mundo entero, incluyendo Puerto Rico. Conocido también como vapeo (“vaping” en inglés), este fenómeno que puede ser considerado como nuevo ha despertado la curiosidad de los profesionales de la salud y del público en general. Varios estudios realizados ofrecen información muy relevante relacionada a la práctica del vapeo en los adolescentes y adultos jóvenes. 

Actualmente los cigarrillos electrónicos constituyen el producto más popular asociado al consumo de tabaco entre los adolescentes, de acuerdo al Child Mind Institute. Aproximadamente 2.1 millones de adolescentes en escuela intermedia y escuela superior en los Estados Unidos están utilizando estos cigarrillos. 

Es importante entender que el uso de cigarrillos electrónicos no está eliminando el consumo de nicotina por los usuarios. Según informes de la FDA, hay que ser precavido ya que el uso y abuso de los cigarrillos electrónicos podría aumentar considerablemente la probabilidad de que los adolescentes y los adultos jóvenes empiecen a fumar cigarrillos convencionales. Cabe destacar que los niveles de nicotina que contienen dichos cigarrillos pueden ser altamente nocivos para los adolescentes, quienes son más propensos a las adicciones debido a que su cerebro todavía está en pleno desarrollo. 

Al igual que otros productos que contienen nicotina, los cigarrillos electrónicos podrían causar irritación pulmonar y enfermedades respiratorias así como enfermedades cardiacas y del sistema inmune, entre otras. Además, pueden exacerbar condiciones médicas ya existentes en los usuarios. 

Debido al poco olor y el poco humo que produce, el cigarrillo electrónico es muy fácil de esconder, lo que facilita su uso por los jóvenes sin que los padres y/o los profesores lo detecten. Una de las formas más efectivas de evitar o de detener su uso por los jóvenes es educar tanto a los padres y profesores como a nuestros jóvenes sobre lo nocivo que puede ser el uso de los cigarrillos electrónicos. Es importante que padres y profesores tengan conversaciones abiertas con los jóvenes. 

La asertividad es el factor clave para desarrollar confianza con ellos y hacerles entender lo importante que es su bienestar tanto físico como emocional. La prevención es trascendental para, primero, mantener un ambiente libre de sustancias nocivas y drogas que pueden afectar el bienestar de nuestros jóvenes, y segundo, ayudarlos a mantener siempre un estado de salud adecuado. Debemos hacerles entender que, por más “cool” que se vea o que les haga sentir el vapeo, el uso de los cigarrillos electrónicos, los cuales contienen nicotina, puede ser causante de una adicción. Por ende, evitar o dejar esta práctica es muy beneficioso para la salud y el bienestar. 


Otras columnas de Pierre Edvrard Pharel

💬Ver 0 comentarios