Juan Zaragoza

Punto de vista

Por Juan Zaragoza
💬 0

El vicio de contratar

En el mundo gubernamental hay dos grandes tipos de contratos: los necesarios y los innecesarios. Claro, reconozco que el considerar algo como “necesario” depende del color del cristal con se mire.

Los contratos de gobierno, como regla general, deben existir solo para la compra de bienes o servicios que el gobierno no produce, pero se necesitan. El problema principal es que a diario vemos como la “necesidad” se alimenta del inversionismo político, y el inversionismo político de la “necesidad”.

Se trata de dos monstruos que se alimentan uno del otro en un círculo vicioso que no tiene límites. Una batalla donde se escucha como música de fondo el dogma: “Un peso en las manos de la empresa privada es mejor que en las manos del gobierno”. Una lucha tan voraz que ni la presencia de un país en quiebra la detiene; de hecho, podría decirse lo contrario, que el olor de la escasez le sirve más como esteroide que como calmante.

La etimología del verbo necesitar nos remonta a sus orígenes en el latín bajo las palabras “necessitas” y “necesse”, que significan inevitable. Tal vez ahí es que reside la fórmula mágica y es que precisamente el inversionismo político, como varita mágica, convierte lo conveniente, útil o a veces hasta lo innecesario, en inevitable.

Así, a los pies de la varita mágica vemos como divisiones legales de agencias y corporaciones públicas, llenas de abogados y abogadas talentosas, se convierten en meros procesadores de documentos legales, provocando la “necesidad” de contratar bufetes de todo tipo.

De igual forma vemos departamentos de contabilidad parcialmente desmantelados, que dejan pasar mes tras mes sin cerrar las cuentas de la agencia o la corporación pública, solo con el propósito de preparar la escena para la contratación de la firma de CPA y de su ejército —a un costo de más de $100 la hora— para cuadrar unos libros a toda prisa.

Medalla de honor se llevan, según he comentado en columnas anteriores, los contratos de servicios de tecnología. Contratos para “empujarle” al jefe de agencia esa herramienta tecnológica que llevará sus operaciones al nivel del Siglo XXI… a un precio que definitivamente no es de este siglo.

De todos, mis preferidos son esos en los que se toman servicios que ya se prestan y se intercalan intermediarios bajo el título de “coordinador” o “facilitador”. Esto, con el único objetivo de ganarse un margen o “mark up”, sobre lo que se ganan los que hacen el trabajo.

Por esto es necesario atender con urgencia la epidemia de la contratación que desangra al país para beneficio de algunos que con una mano piden que se achique el gobierno, y con la otra se sirven de este con la cuchara grande.

Hay que cerrar la pluma del despilfarro eliminando como regla general la subcontratación e imponer las leyes de ética a los que participen en los equipos de transición. Además, establecer criterios estrictos sobrelo que se considerará necesario e inevitable y no meramente conveniente, y requerir historial de trabajo y experiencia previa a las compañías proponentes.

Se debe requerir, como primera opción, el uso de recursos humanos del gobierno antes de contratar a terceros (así mismo, como si existiera un empleador único) y el arrendamiento de facilidades vacantes del gobierno antes de arrendarlas a particulares.

Finalmente, se deben publicar todos los contratos en el portal de la agencia correspondiente, para que el país sepa en qué se gasta el dinero.

En esencia, es tratar de que cada jefe de agencia vea el dinero que se le asigna como si fuera su dinero propio, ya que aparentemente con verlo como si fuera el de nosotros no ha funcionado.

Otras columnas de Juan Zaragoza

lunes, 28 de octubre de 2019

Las taquillas de Miranda

Juan Zaragoza expresa que el servicio público ha caído en un lodazal de presiones, requisitos e influencias mediante la contratación gubernamental

domingo, 13 de octubre de 2019

Una isla para el futuro

Juan Zaragoza propone una moratoria en la construcción en áreas cercanas al mar o inundables, así como fortalecer y hacer cumplir el Plan de Uso de Terrenos

jueves, 26 de septiembre de 2019

Isla de festines contributivos

Detrás de cada trato preferencial existe algún grupo que se beneficia y al cual no le conviene que se sepa el costo de su beneficio, advierte Juan Zaragpza

jueves, 12 de septiembre de 2019

Un balde de agua fría en la capital federal

Juan Zaragoza advierte que la gobernadora Wanda Vázquez recibió una desagradable sorpresa en su reunión con funcionarios del Tesoro federal en Washington.

💬Ver 0 comentarios