Ibrahim Pérez

Tribuna Invitada

Por Ibrahim Pérez
💬 0

Encrucijada del plan de salud republicano

Aunque la aprobación de Obamacare en 2010 no contó con ningún voto republicano, su “repeal and replace” nació de inmediato y se convirtió en el grito de guerra que facilitó la conquista republicana de ambas cámaras del Congreso entre 2012 y 2014 y la presidencia en 2016. Durante esos pasados siete años, “repeal and replace Obamacare” ha sido la frase más dominante en la política estadounidense.

Los republicanos se obsesionaron con su pegajoso estribillo, pero olvidaron que el día que tuviesen poder gubernamental completo para revocar y reemplazar, tendrían que presentar al electorado un plan sustituto. Cuando ese momento llegó tras la juramentación de Trump, se produjo el gran choque contra una realidad que no habían anticipado. No tenían un plan que mantuviese y mejorara lo logrado por Obamacare, y habían perdido la unidad entre sus propios legisladores de distintas facciones ideológicas. 

Tras la presentación de un primer borrador el 6 de marzo, los analistas prontamente concluyeron que sobre 20 millones perderían su seguro de salud obtenido bajo Obamacare. Millones de estadounidenses que habían ganado importantes beneficios, principalmente entre 2014 y 2016, se tiraron a las calles a luchar para que no se los quitaran. Cuatro meses más tarde, el Congreso republicano se encuentra sumido en una compleja encrucijada causada por una división ideológica interna sobre cómo revocar y reemplazar Obamacare. Sus legisladores más conservadores piensan distinto a los más moderados, quienes se acercan más a la posición demócrata y le niegan su voto a la delegación republicana. Las dos versiones senatoriales republicanas apenas han alcanzado 17% de apoyo público, pero su liderato insiste en dar prioridad a cumplir su promesa electoral y a no traicionar su visión ideológica, aunque ello conlleve obviar las necesidades de la gente más vulnerable y hasta quitarle el seguro médico a millones de personas. 

¿Cuáles son entonces las opciones? Las metas demócratas lucen muy definidas y cuentan con un apoyo público mayoritario: que se descontinúe totalmente el objetivo de revocar Obamacare; que no se le quiten a los beneficiarios más vulnerables los logros obtenidos bajo Obamacare; que se trabaje para reparar y mejorar sus fallas, especialmente la estabilización económica del mercado de seguro individual. Que se mantenga un programa Medicaid vigoroso y que se proteja su expansión; que se proteja a los que tienen más costosas y serias necesidades de salud, los adultos mayores; que se mantengan las protecciones existentes en el mercado de seguros que proveyó Obamacare.

Por el contrario, los conservadores republicanos están convencidos que abandonar la revocación en favor de la reparación de Obamacare sería su suicidio político para los comicios electorales venideros. Si los legisladores republicanos no produjeran un reemplazo convincente, o si no facilitaran un acuerdo bipartidista aceptable, las consecuencias serían catastróficas. El sistema de salud podría regresar a las condiciones previas a Obamacare, cuando 50 millones de personas carecían de seguro médico y los altos costos conducían a muchos a la quiebra. 

Pero para que los republicanos produzcan un plan de salud que satisfaga las necesidades de la gente tras siete años intentándolo, no pueden seguir inflexibles insistiendo en desmantelar o eliminar el programa Medicaid y los generosos subsidios a la clase media, única garantía de acceso a la salud de los más vulnerables. La aparentemente irremediable encrucijada republicana en este momento podría allanar el camino para un sistema universal como solución salvadora al tranque entre dos partidos políticos con visiones distintas, lo que para salubristas y pacientes sería una bendición, pero que para los republicanos resultaría en una medicina mucho más amarga que rescatar a Obamacare.

Otras columnas de Ibrahim Pérez

viernes, 8 de diciembre de 2017

Estados desiguales

El médico Ibrahim Pérez indica que la estadidad no es una solución mágica que tiene un resorte que automáticamente iguala a los estados.

miércoles, 8 de noviembre de 2017

La igualdad ilusoria de EE.UU.

El doctor Ibrahim Pérez expone argumentos para sustentar la igualdad como valor principal de la nación estadounidense

martes, 19 de septiembre de 2017

Un modelo de salud en retroceso

Commonwealth Fund (CF) es una centenaria fundación privada estadounidense enfocada en promover la optimización en desempeño de los sistemas de salud. CF ha publicado seis informes investigativos durante las pasadas dos décadas en los que compara el sistema de salud de Estados Unidos con el de otros 10 países ricos del mundo (Reino Unido, Suiza, Holanda, Francia, Australia, Nueva Zelanda, Noruega, Suecia, Canadá, Alemania). Estados Unidos aparece en la última posición en cada informe

💬Ver 0 comentarios