Ismael Torres

Tribuna Invitada

Por Ismael Torres
💬 0

En el limbo la discusión sobre el status político

Por más que se ha insistido acá en Puerto Rico para empujar la discusión sobre una eventual solución a las relaciones políticas actuales entre Estados Unidos y Puerto Rico, las señales que nos llegan desde Washington no son muy halagadoras.

El pasado fin de semana, miembros del Comité de Recursos Naturales de la Cámara de Representantes federal, se reunieron en Puerto Rico para escuchar a diversos sectores, incluyendo alcaldes, legisladores, el gobernador, y jefes de agencias federales, como la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA), sobre el estado de la restauración de la isla tras el paso del huracán María el 20 de septiembre de 2017.

A pesar de los esfuerzos del presidente del Comité congresional, Raúl Grijalva, para que no se desviara la atención de los trabajos con la discusión del status político, los congresistas que asistieron comprobaron que eso era misión imposible, pues le dieron status hasta por las narices.

El congresista Grijalva ha reiterado que en estos momentos el tema del status no está en agenda corta de trabajo de su Comité y no ha dado señales claras de cuándo podrían abrirse los trabajos para atender ese asunto con la importancia que la clase política boricua le da.

Mientras transcurrían las reuniones del grupo de congresistas con los distintos personajes de Puerto Rico, más se evidenciaban las diferencias sobre lo que le interesaba a uno y otro grupo, una especie de reunión de ciegos y  sordos.

Si alguna lección se desprende de estas reuniones que comenzaron el viernes y terminaron el lunes, es que habrá Estado Libre Asociado para rato y que los populares ganaron porque los congresistas dieron la impresión de que no tienen mayores problemas con las actuales relaciones políticas impuestas por el gobierno de Estados Unidos a Puerto Rico y que, si funcionan para la metrópolis, no hay necesidad de cambiarlas.

Por eso, el grupo de congresistas, sin quererlo, apoyó la tesis de los estadolibristas sobre esas relaciones, al igual que lo piensa y expresa el propio presidente Donald Trump.

Todo parece indicar que, entre otras cosas, tendremos Ley Promesa como está, por unos cuantos años más, al igual que el ELA sin los supuestos poderes de gobierno propio que muchos soñaron que tenía.

Para los estadistas, entretanto, las reuniones no fueron lo que ellos esperaban, aunque fueron una muestra clara de que no hay ambiente en el Congreso para atender el tema de las relaciones  políticas que impuso Estados Unidos a Puerto Rico y que las dudas que había sobre cuánto poder autonómico tenía el ELA fueron aclaradas, no solo por el Congreso con la aprobación de Promesa, sino también con la decisión del Tribunal Supremo federal en el caso Sánchez Valle.

Habrá que ver ahora qué hará la Comisión de la Igualdad, que preside el exgobernador Pedro Rosselló, y por dónde vendrán el Partido Nuevo Progresista y el gobernador Ricardo Rosselló Nevares con su propuesta de una consulta de status.

Mientras, seguimos prendiendo velas para que el gobierno federal decida finalmente soltar los miles de millones de dólares que se aprobaron para la reconstrucción de Puerto Rico, en particular para obras de infraestructura.

Otras columnas de Ismael Torres

💬Ver 0 comentarios