Anabelle Torres Colberg

Punto de vista

Por Anabelle Torres Colberg
💬 0

En el PNP y el PPD no hay nadie escuchando

La administración del Partido Nuevo Progresista parece que lleva una década, tres gobernadores, escándalos de corrupción, múltiples desastres naturales mal manejados por el gobierno local, implementación de políticas públicas equivocadas, en fin, un partido que debiera ser inelegible en noviembre 2020 a base únicamente de los hechos de estos cuatro años.

Se le añade que ambos candidatos a la gobernación del PNP han sido impugnados en su carácter por el presidente del PNP, Thomas Rivera Schatz. Primeramente, a la gobernadora mientras fungió como secretaria de Justicia y Rivera Schatz expresó públicamente su insatisfacción con su capacidad, verticalidad y honestidad en el servicio público, lo que provocó que fuera acusada penalmente por el FEI. Aun cuando saliera airosa, las sombras sobre su persona se mantienen latentes e incluso se han exacerbado con su gestión como gobernadora. En lo que respecta a Pedro Pierluisi, también recibió sus golpes internos, cuando asumió la gobernación sin estar confirmado por el Senado y Rivera Schatz le declaró la guerra indicando, entre otras cosas, que las lealtades de Pierluisi caducan, en clara alusión a sus vínculos con la Junta de Supervisión Fiscal.

A pesar del país haber sido rehén de la peor administración del PNP, el partido de gobierno continua su modus operandi como si lo vivido no hubiera cambiado al electorado o las expectativas en los líderes estuvieran inalteradas. La guerra primarista del PNP ha terminado por liquidar la poca gobernanza que se había intentado restablecer luego del verano 19 y su insistencia en herirse unos a otros podrá liquidar la poca esperanza de la colectividad de prevalecer en las elecciones y, lo que es peor, del pueblo tener un verdadero gobierno.

La realidad política del PNP debió ser el escenario perfecto para el Partido Popular Democrático asegurar un triunfo electoral en noviembre y que este -como principal partido de oposición- presentara una oferta electoral de candidatos libres de señalamientos en su gestión pública. No obstante, el PPD pretende imponerle al país a Aníbal Acevedo Vilá. Conclusión, optaron por jugar al mismo nivel de juego, en vez de crecerse con jugadores más valiosos.

Sí, Aníbal, el único gobernador acusado federalmente por corrupción; que se ha desempeñado como cabildero desde que abandonó el servicio público; que bajo su administración múltiples miembros de su familia ostentaron jugosos contratos equivalentes a los “hijos talentosos”; que se llevó por el medio a su partido para beneficio personal y provocó la peor derrota del PPD y, por ende, desvalorizó dramáticamente la marca de su partido; que como gobernador aumentó enormemente la deuda pública e impuso un sinnúmero de impuestos, como el IVU, entre tantos desaciertos. La figura de Acevedo Vilá, en sí misma, es la antítesis de la renovación que debía realizar el PPD como partido y se distanció del llamado ciudadano a un cambio de liderato. Acevedo Vilá no se diferencia mucho de un Rosselló o Elías Sánchez, que no sea en que él sí fue acusado. 

Sencillamente, Acevedo Vilá no es presentable en sociedad, por eso Eduardo Bhatia y Carmen Yulín se han amparado férreamente a la Quinta Enmienda para posponer la crisis autoinfligida que representa una papeleta en conjunto con el exgobernador.  

En fin, que Puerto Rico se enfrenta nuevamente a un evento electoral con candidatos reciclados, donde ninguno ha demostrado tener la “cría” que exige el momento histórico que vivimos, mucho menos cuando la ciudadanía reclama a gritos una renovación en estilo y forma a los políticos del país. 

Parece que en el PNP y PPD no hay nadie escuchando. 

Otras columnas de Anabelle Torres Colberg

miércoles, 19 de febrero de 2020

Empujar la causa de Puerto Rico

La gobernadora, como principal cabildera de los puertorriqueños, tiene que aprovechar cada oportunidad que surja para empujar la causa de Puerto Rico, opina Anabelle Torres Colberg

miércoles, 12 de febrero de 2020

El péndulo de Wanda

La gobernadora ha sido incapaz de aparentar consistencia en ninguna de sus posiciones, plantea Anabelle Torres Colberg

💬Ver 0 comentarios