Annie Alfaro

Punto de Vista

Por Annie Alfaro
💬 0

Enero 2020, un doctor con maestría

Enero es un maestro con doctorado.  Nos enseñó a ser humildes, arrojados, despiadados y sabios...Todo en 31 días. Tiene diploma Magna cum laude.

Y es que estos días ha sido de “usted y tenga”.

Enero enseñó que todo puede ser posible y que la naturaleza tiene siempre la última palabra. Desnudó lo enclenque del ser humano y dejó al descubierto la falta de planificación, visión, sobre todo en historia anunciada. 

Enero dejó expuesto lo poco sostenible que es un gobierno que da palos a ciegas y es sordo ante la corrupción. Enero repasó que la política es pasajera y la respuesta es duradera si creemos en el voto. Todo eso y más.  Enero nos aleccionó con mano dura y pie de plomo.

Acepto que unos quieran despedirlo con fuegos artificiales, como se despide el viejo año. Yo, en cambio, le doy la bienvenida a una nueva realidad de Puerto Rico, una isla que ya no será igual, en un mundo que se transforma y nos engulle.

Somos un país donde todo puede suceder, la Isla de las Maravillas. Los que roban se van al otro lado del charco, disfrutan, pero nada pasa. Los que necesitan, esperan y todo se almacena. La gente protesta en las calles, se organizan, vandalizan, se infiltran, crean caos y el voto espera por voluntad y seso. No hay pueblo sin consenso y no hay cuentos.  

Sí, me quito el sombrero ante enero. No lo despido, le digo que se quede para que se lleve todo lo malo... Los sueños que se convirtieron en temblores, meteoros, inundaciones y desamores. Todo un convite de futuro a ciegas, con alza de luz y una Junta que no perdona.

Me quito las gafas de caricatura que usé para despedir el 2019 y ahora, de cara a febrero, necesito cristales de magnesio para ver más allá de lo incomprensible, de la fragilidad humana, de la hipocresía gubernamental. Y es tan triste y reconfortante…la paradoja de un pueblo que despierta del encanto para actuar y no hay cordero que valga.

Enero llegó para iniciar un año único. Dicta que aún siendo uno, la isla padece de forma distinta, festivales o congoja, toldos o techos, escuelas o cielo azul, sueño o desvelo, con despedida de un mes que comienza...Un año de futuro o pasado. 

Enero llegó para quedarse, aunque el calendario siga su curso. Llegó para enseñarnos que no hay mas terreno firme que un paso sin ataduras y acciones con luz, que hay gente que se queja de todo sin aportar nada, que piensa que la isla quedó chiquita y ven fantasma en el alma, que tienen la maleta hecha y pasaje comprado porque el miedo es su norte. Viven comparando el día con la noche porque desconocen lo que es la aurora. Menoscaban ideas y sentir por carecer de un claro sentido de pertenencia. 

Es un panorama triste antes y después de María, de gobiernos desastrosos, protestas, alianzas, terremotos, meteoritos, almacenes y vagones, comunidades implacables que no desisten, que sin doblarrodilla siguen en pie.

Enero llegó para quedarse, aunque muchos quieran borrarlo del mapa. Llegó para un cambio de pensamiento: respetar la naturaleza, ser humildes y vigilantes. Llegó para un nuevo pacto: depurar el camino de los que siembran temor, de políticos incompetentes, y para dar paso al poder de superación, a la organización de comunidades con compromiso y liderato. Llegó para darle poder “Al Querer Poder…Alas a la voluntad.

Enero siempre quedará en el tiempo, como indicador de que no hay almacén que guarde secretos ni pueblo que se resigne a vivir bajo toldos. Que no hay temor ni temblor más grande que lo que quiebra el alma. Lo demás se reconstruye. 

Enero dejó claro que la naturaleza siempre es conciencia contra la impunidad.

Enero 2020 llegó para quedarse, aunque corra el calendario. Nos enseñó lo que no se olvida, el poder del abrazo, el poder del pueblo y eso no hay fin de año que lo borre, ni con pitos ni flautas, ni brindis del bohemio


Otras columnas de Annie Alfaro

martes, 25 de febrero de 2020

El caso Alexa: la transfobia mata

Los asesinatos de mujeres trans como Alexa son crímenes de odio por razón de género, sentencia Annie Alfaro al subrayar que la intolerancia mata.

domingo, 9 de febrero de 2020

Tres monitos

No se olvida lo que queremos, lo que somos, lo que nos duele y lo que nos hace fuertes. El 2020 es cómplice y no hay político que esté fuera del panorama, escribe Annie Alfaro

💬Ver 0 comentarios