Edna Lee Figueroa

Desde la Diáspora

Por Edna Lee Figueroa
💬 0

En Estados Unidos, mi voto no cuenta

Estoy pendiente de lo que pasa en mi patria, Puerto Rico. Nueva York es mi hogar, no lo siento así con Estados Unidos, pero cumplo con los deberes y responsabilidades cual si fuera madre divorciada. Ná, vainas de la diáspora (palabra de moda que suena inteligente, así que a usarla).

Confieso mea culpa, que no estuve pendiente de lo que pasaba con los resultados de las elecciones en Puerto Rico, pero con lo que escuchaba y leía allende los mares estaba clara que iba a pasar lo que pasó. En mi hogar, cuando llegó el momento de seguir los resultados, por el bien de mi salud mental, decidí no hacerlo. Bendije al dios de la tecnología y vi películas y películas… y películas… hasta que me quedé dormida.

Me levanté temprano porque iba a estar en escena. Fue lo que hizo que me levantara. El teatro, la actuación, las artes siempre me salvan. La sensación en el tren era de vacío, miraba las caras de mis compis de viaje, un señor decía no con la cabeza de manera incrédula y adolorida mientras leía el periódico. Llegué al teatro y ahí tó el mundo con la misma expresión y sus variantes, pero en modo “el espectáculo tiene que continuar”. Eso hicimos.

Pasaba el día y me puse a pensar en cómo se sienten en Puerto Rico quienes votaron con la esperanza de que sus candidatas(os) fueran electas(os); me identifiqué, pero comparé la sensación de que en Estados Unidos se nos iba la vida con lo que resultó y que en Puerto Rico tal vez no. Seguía con mi conversación interna. Esto de la Junta cambió los muñequitos. Mientras, en los Niuyores estoy de luto y manejándolo como puedo. El candidato fue elegido por voto electoral: Clinton 228 colegios electorales, Trumpeta (no puedo decir ni escribir su nombre, no puedo) 279 colegios. Se necesitan 270 colegios para ganar. Un sistema arcaico del siglo XVIII que tiene que cambiar donde la palabra democracia era una mala palabra. Votaban los estados, no la gente. Y todavía en el siglo XXI es así; ¡mi pana!

Con ese sistema, mi voto no cuenta. No TODOS los votos cuentan. El voto popular fue Clinton 59,786,125, y Trumpeta 59,578,669. Mi voto está metío por ahí pero no cuenta. Nueva York no es un estado “swing state”, de esos que le mientan. Por decir, 5 votos de NY valen 29 de Florida, que sí es de los estados mentao’s. Que la gente de algunos estados decide quién manda; ¡mere, compai! Ná, en Puerto Rico con todos los revoluces que hay, cada voto cuenta. Cada voto. Al menos ahí, democracia no fue una mala palabra.

Ahora a ponerme una curita en el alma a ver cómo hago pa’ seguir cuidando de los míos, las minorías… que en Estáites Unaites ahora sí que se pusieron los huevos a peseta.

Otras columnas de Edna Lee Figueroa

💬Ver 0 comentarios