Raymond Pérez

Tinta Boricua

Por Raymond Pérez
💬 0

En la mirilla las ‘reglas no escritas’ en el béisbol

Hay una generación de jóvenes jugando en las Mayores, de esos que no pasan de los 26 años y que llegaron antes o comenzando su segunda década de vida al circo grande.

Juegan diferente y ya hay veteranos y algunos dirigentes, que los acusan de faltarle el respeto al juego.

Cierto, desde hace muchos años, en el béisbol existen las ‘reglas no escritas’, un tipo de razonamiento casi bíblico, y el que lo rompa es señalado duramente.

Hay ‘reglas no escritas’ y los veteranos esperan que eso se respete. Pero, ¿por qué los jóvenes de esta nueva generación tienen que hacerlo?. En la temporada pasada figuras como Bryce Harper, Carlos Correa, Manny Machado, han dejado saber que les gusta celebrar sus jonrones y batazos claves para conseguir victorias. Lo mismo han dicho algunos jóvenes lanzadores. Esta generación le quiere poner un poco de sazón al juego, pero no para humillar al rival.

Días atrás el dirigente de Pittsburgh, Clint Hurdle, tronó contra los jugadores de Chicago, Javier Báez y Wilson Contreras. Contra el primero por haber hecho un ‘bat flipping’ y correr con desgano a la inicial tras batear un elevado al cuadro. A Contreras por haber gesticulado contra el árbitro principal.

El pasado 1 de abril, los jugadores de Minnesota, criticaron al novato receptor y bateador zurdo de Baltimore, Chance Sisco, por haber tocado por la tercera base en la novena entrada contra el derecho, José Berríos.

El boricua dominaba 7-0 y había permitido un hit, un doble de Sisco en la tercera entrada, cuando éste vino a batear con uno fuera en la novena. Y los Mellizos le jugaron a Sisco con el ‘shift’, una nueva modalidad defensiva que se viene jugando rutinariamente contra algunos bateadores zurdos, aunque también contra derechos.

La ‘regla no escrita’ en este caso: en un juego abierto, el jugador ofensivo no toca. Y el novato Sisco hizo caso omiso a ese asunto. Y pensando en que Adam Jones y Machado venían a batear detrás de él, salió y tocó.

No se cuestionó, si la jugada defensiva del ‘shift’ que se hizo en su contra podría ser una ‘regla no escrita’ también, luego, ante la prensa, lo hizo. Su equipo perdía 7-0 y solamente había pegado un hit, entonces, porqué jugarle a él con el ‘shift’, cargando la defensiva hacia el lado izquierdo.

Los Mellizos, tras finalizar el juego, criticaron al novato. Algunos veteranos de Baltimore, por otro lado, elogiaron la reacción del jugador en pos de buscar oportunidades ofensivas para el equipo.

El juego está cambiando…y las ‘reglas no escritas’ son tarjeta de tiro al blanco ahora mismo.

Otras columnas de Raymond Pérez

martes, 22 de enero de 2019

Con una buena baraja bajo la manga

En diciembre del 2018, la Junta de Directores del BSN determinó que impondría un nuevo tope salarial de $40,000 para el torneo. A inicios de este mes, la Asociación de Jugadores aprobó un voto de huelga de mantenerse este nuevo tope salarial y la pasada semana su presidente, Carlos Rivera, insistió en que se debería jugar con el tope salarial del 2018, es decir $60,000. Un día más tarde de las declaraciones de Rivera, algunos apoderados del BSN volvieron a insistir en defender el tope salarial justificando que algunas franquicias no podrían cumplir económicamente con los compromisos de un tope salarial de $60,000. Y fueron a más… si los jugadores quieren resolver el asunto, que traigan soluciones.

martes, 8 de enero de 2019

$40,000 por jugar en el BSN, ¿buen negocio?

Dos tormentas, de nombres Irma y María, junto a una Junta de Supervisión Fiscal impuesta por el gobierno federal, trajeron unos lodazales que amenazan con darle un azote a los cimientos del Baloncesto Superior Nacional (BSN), que no sufre un fuerte percance desde los tiempos del caso federal de David Ponce en 1984.

💬Ver 0 comentarios