Eduardo Villanueva

Tribuna Invitada

Por Eduardo Villanueva
💬 0

En la ONU: La sosegada perseverancia en la lucha internacional

Buenos días señor Presidente del Comité, Señores Embajadores. Comparezco a nombre del Comité Pro Derechos Humanos de Puerto Rico. Este es el año número treinta y siete en que comparezco consecutivamente a solicitar la intervención de este cuerpo en el caso colonial de Puerto Rico.

Luego de la Resolución 748 de 1953, a los independentistas se nos cerraron las puertas en la ONU. Se legitimó el ELA como una fórmula que convenía plenamente a EE UU en los tiempos de la guerra fría. Fue gracias a la constancia y la entrega sacrificial y ejemplar de varios patriotas, encabezados por la inspiración de Don Pedro Albizu Campos y ejecutada una amplia labor diplomática por Don Gilberto Concepción De Gracia, Juan Mari Brás, Vicente Geigel Polanco y Rubén Berríos, entre otros, se logró la reapertura del caso de Puerto Rico. Para ello sirvió conceptualmente la frase que Juan Mari decía que se debía atribuir al genio jurídico de Vicente Geigel Polanco, a saber: Los pueblos que no han alcanzado aún su autodeterminación e independencia. Con esa frase en la Resolución 1514 xv, se logró la reapertura del caso de Puerto Rico y se mantiene aún bajo examen el estudio del caso colonial de Puerto Rico.

Luego de varios plebiscitos espúreos frente a los cuales Estados Unidos se ha negado a escuchar los reclamos de Puerto Rico por mayores poderes, aun cuando lo prometió en 1953 por voz de Henry Cabot Lodge, nuestro pueblo sigue en lucha por descolonizarse. La situación colonial hoy es más dramática que nunca. Se nos ha impuesto una dictadura bajo el nombre de Junta de Control Fiscal. Se compone de siete personas no electas por el pueblo, pero que pueden alterar el presupuesto que sometan los funcionarios electos. No pueden ser demandados, pueden recibir regalos, devengan ellos y sus ayudantes, regalías millonarias que paga el pueblo de Puerto Rico. Han ordenado recortes draconianos contra la Universidad del Estado (UPR), que es la que garantiza la educación pública a nuestros estudiantes más desfavorecidos. Para proteger las actuaciones despóticas de la Junta, la Legislatura electa por el pueblo y el actual gobernador, han aprobado leyes que criminalizan la protesta e imponen severas penas de cárcel a los que combaten las actuaciones dictatoriales de la Junta de Control. Han arrestado y acusado a más de cincuenta personas y someten a los jueces a presiones indebidas a través de expresiones del gobernador Rosselló y su Secretaria de Justicia, indicándoles que van a estar velando como resuelven los casos de los acusados por protestas contra la Junta de Control y sus medidas neoliberales.

Vemos el desgraciado espectáculo de que los nativos del patio sirven de verdugos y lacayos a los que usurpan los poderes soberanos de nuestro pueblo, tratando de legitimar así, el cobro de una deuda pública que es inconstitucional y que no ha sido auditada, para conocer a fondo qué parte de la deuda es ilegal e incobrable. Para la represión que se ejerce contra nuestro pueblo, también cuentan con la inestimable cooperación represiva del tribunal federal que mantiene encarcelada a una de las que protestaron (la joven artista Nina Droz), contra las medidas de la Junta de Control el primero de mayo y la mantiene encarcelada sin derecho a fianza. Ignoran las Resoluciones de este Comité para que se propicie un verdadero proceso de descolonización. Todavía mantienen la idea arcaica de que el caso de Puerto Rico y su condición colonial es un asunto interno entre Puerto Rico y Estados Unidos.

Por eso hablamos en este escrito de la sosegada perseverancia en la lucha internacional. Mientras exista una colonia en el mundo, este Comité no habrá cumplido plenamente con su responsabilidad en derecho y con su razón de ser. El año pasado este Comité se comprometió en servir de intermediario entre Estados Unidos y Puerto Rico para que se adelantara el proceso descolonizador. Es pertinente que se informe a nuestro pueblo y a la comunidad internacional, qué gestiones se hicieron con esos propósitos y qué resultados hubo si algunos, en vista de que ese esfuerzo no debe detenerse hasta lograr un resultado concreto. En ese esfuerzo deben contar con el apoyo de la mayor parte de los gobiernos latinoamericanos que entienden que la unidad de Latinoamérica y la causa de Bolívar el Libertador, no está completa hasta que Puerto Rico haya alcanzado su autodeterminación e independencia.

Celebramos hoy que la constancia en la lucha de nuestro pueblo para que se excarcelara a todos los patriotas, hombres y mujeres, que fueron presos por defender la independencia y la descolonización de Puerto Rico fueran excarcelados. En especial, gracias a los esfuerzos de nuestro pueblo, la diáspora, la comunidad internacional y con la ayuda solidaria de este Comité, se logró finalmente la excarcelación del patriota Oscar López Rivera, quien ha podido comparecer personalmente a este comité, para agradecer el apoyo al reclamo de que se le excarcelara. Comparece con su espíritu y su frente en alto, luego de haber soportado las más severas torturas y la persecución malévola en su contra, que aún perdura. Celebramos ese logro como ejemplo del fruto que da la firmeza y la constancia en la resistencia y lucha de nuestro pueblo, aun sometido a los rigores abyectos del coloniaje.

Con Oscar en lucha, denunciamos el despotismo de la Junta de Control Fiscal, los intentos por desmantelar y destruir la Universidad de Puerto Rico, nuestro proyecto más importante como pueblo. La derogación de derechos adquiridos de los trabajadores para producir ingreso dirigidos al pago de la deuda que hemos denunciado que es ilegal e inconstitucional. Con Oscar decimos: Un pueblo que lucha, que se organiza, que resiste y que cree en sus posibilidades es invencible. Nos tomará diez años o algunas décadas más, pero para los que perseveran en una causa justa, solo la victoria y la plena libertad es el resultado ineludible.

Muchas gracias.

Otras columnas de Eduardo Villanueva

martes, 14 de noviembre de 2017

Lin Manuel y los estudiantes

El licenciado Eduardo Villanueva señala que la Universidad de Puerto Rico debe propiciar el choque de ideas sin temor a represalias.

martes, 29 de agosto de 2017

El fascismo y la locura trumpiana

El abogado Eduardo Villanueva comenta sobre las recientes medidas del presidente Donald Trump que denotan una sólida política fascista en Estados Unidos

💬Ver 0 comentarios