Emilio Nieves Torres

Punto de Vista

Por Emilio Nieves Torres
💬 0

En la unión está la fuerza para combatir el COVID-19

Los procesos de análisis, planificación y auto-certificación para implantar medidas de salud y seguridad en empresas, agencias y corporaciones no deben excluir a los trabajadores. Trabajadores y patronos deben coincidir en que antes de una reapertura de la economía proteger la salud es esencial. Cualquier proceso de transición para la reapertura de la economía tiene éxito en la medida en que se inserta a los trabajadores en el mismo. 

Se tienen que establecer medidas salubristas antes de reabrir un negocio, empresa, agencia o corporación. Esto no puede descansar exclusivamente en el patrono. Requiere de la participación de los trabajadores que buscan proteger su salud personal, familiar, social y económica.

Los trabajadores y trabajadoras quieren ejercer la labor que les corresponde, porque es lo que garantiza la atención a las necesidades de su familia y su país. Sin embargo, no puede ser a costa de un alto riesgo de su salud. Los trabajadores saben que es necesario reabrir la economía y dar servicios al pueblo. Al coincidir patrono y trabajadores en este objetivo, nada debe impedir que se unan para implantar las medidas de salud y seguridad necesarias para combatir unidos al COVID-19.

Por eso le hemos planteado a la gobernadora Wanda Vázquez unas medidas necesarias en este proceso de transición. Al fijar como meta la estabilidad económica es indispensable establecer las medidas de salud y seguridad en cada centro de trabajo, comenzando por realizar la prueba molecular a todos los trabajadores. Esto incluye un efectivo proceso de rastreo con todos los diagnosticados positivo al COVID-19. 

Además, los que desde el inicio del toque de queda han continuado laborando en el gobierno y la empresa privada, deben someterse a la prueba molecular. Cabe señalar que el patrono debe garantizar la toma de temperatura, distanciamiento físico científicamente medido, mascarillas, guantes, desinfección de áreas, material higiénico y protectores plásticos o de acrílico, entre otras medidas. Los trabajadores pueden colaborar en identificar otras medidas necesarias conforme a la naturaleza del trabajo y el servicio al público. 

Por otro lado, el proceso de auto-certificación, que requiere el Departamento del Trabajo y Recursos Humanos, sin participación de los trabajadores es un ejercicio incompleto que carece de la aportación de los que están ofreciendo el servicio directo al pueblo y que pueden identificar las medidas más efectivas para atender al público. Aunque la Orden Ejecutiva 2020-38 establece que este proceso de auto-certificación es “requisito inicial para poder comenzar a operar” (sección 18va), hay patronos que pueden completar el documento con marcas de cotejo y, por la poca o ninguna fiscalización que pueda hacer el DTRH, incumplen con la ejecución de un plan efectivo de salud y seguridad. Otros pretenden informar y no dar participación a los sindicatos o a sus empleados, aunque la misma orden ejecutiva indica que se tiene que discutir “con el personal” y “previo a su implementación con las organizaciones obreras”. 

El proceso de auto-certificación tendrá transparencia y credibilidad si cuenta con la participación de los trabajadores en la elaboración del plan y la aprobación de este. Llegó el momento de que el patrono asuma la consigna de los trabajadores: en la unión está la fuerza para combatir el COVID-19.

Otras columnas de Emilio Nieves Torres

lunes, 6 de abril de 2020

Alternativas para completar este año escolar

Emilio Nieves Torres señala que WIPR podría ser la opción para que los estudiantes sin internet tengan acceso a la enseñanza durante la emergencia de salud

jueves, 26 de marzo de 2020

Educación a distancia accesible para todos

Ante la realidad inminente de la extensión del distanciamiento social y el toque de queda, hay que reclamar que la educación a distancia no esté distante, escribe Emilio Nieves Torres

💬Ver 0 comentarios