Esther Vicente

Tribuna Invitada

Por Esther Vicente
💬 0

Enmiendas regresivas en el Código Civil

El proyecto de la Cámara de Representantes para un nuevo Código Civil incluye medidas que agreden la dignidad de quienes creemos en la capacidad ética de las mujeres, los derechos de la niñez a recibir protección y asistencia, los derechos humanos de todas las personas sin distinciones por orientación sexual o identidad de género y en la separación entre la Iglesia y el Estado.

En cuanto a las mujeres se pretende instaurar una medida que quitaría la capacidad de tomar decisiones sobre sus cuerpos y sus vidas a las que consuman tabaco, alcohol o sustancias controladas durante el embarazo. Concedería derecho a los cónyuges, parejas, familiares, terceros interesados y fiscales para pedir la incapacitación legal de las mujeres. Autorizaría al tribunal a obligarlas a recibir tratamiento y a internarlas en instituciones contra su voluntad por tres meses y por más tiempo aún.

Se suscitan imágenes propias de la novela Handmaid´s Tale de Margaret Atwood.

La medida cameral propone por lo menos ocho términos para referirse al gameto, embrión o feto: concebido, ser en gestación, concebido no nacido, niño no nacido, nasciturus, niño por nacer, vida del nasciturus, persona nacida. Esta mezcolanza de conceptos crea serias dudas sobre si el gameto, embrión o feto pasará a considerarse un ser humano con todos los derechos que recoge otro artículo de la propuesta. Además, de manera oscura se colocan la vida, la integridad física y los derechos constitucionales de las mujeres en entredicho y en posición de subordinación. Ello unido a la negación a usar lenguaje inclusivo genera una visión arcaica y lamentable de las mujeres y su lugar en la sociedad.

Algunas medidas limitan los criterios para determinar la cuantía de las pensiones alimentarias de los excónyuges necesitados y otras avalan la alteración del régimen económico del matrimonio después de su celebración. Piénsese en los múltiples casos de personas quienes al inicio del matrimonio apoyan a su cónyuge mientras estudia derecho, medicina, ingeniería u otra carrera lucrativa. Durante ese periodo el régimen de sociedad legal de gananciales requiere la solidaridad con el cónyuge estudiante; la pareja debe proveerle sostenimiento, medicinas, vivienda y cubrir otras necesidades. Pero, una vez instalada la oficina del abogado, médico, ingeniero u otro profesional, cuando los ingresos del exestudiante superen los de su pareja, entonces este propone cambiar el régimen a uno de separación de bienes. Muchas veces se justifica la propuesta alegando supuestos beneficios contributivos o para proteger a la pareja de posibles demandas de impericia. La pareja solidaria se queda sin acceso a las ganancias que produce el grado obtenido y a los bienes adquiridos con estos.

En cuanto a la niñez, resulta ofensivo que el proyecto dedique tantos artículos y subterfugios para proteger al embrión, gameto o feto, cuando a la vez reduce los derechos de los niños y las niñas vivas a recibir alimentos. Hoy día bajo el régimen de sociedad legal de gananciales se toma en cuenta el ingreso de ambos cónyuges para computar la pensión alimentaria de los hijos habidos en el matrimonio y de los que tengan de otras relaciones. La propuesta limita esta medida a casos en que los niños y niñas nacidas en otras relaciones convivan en la vivienda familiar. Si están bajo la custodia de la madre, y el padre se casa con una pareja pudiente bajo el régimen de sociedad legal de gananciales, no se podrán utilizar los ingresos de esta para computar la pensión alimentaria.

El proyecto niega el derecho de adopción a las parejas del mismo sexo, aunque estén casadas y a la niñez el derecho a recibir sustento, herencia y cuidados de un segundo padre o una segunda madre. Niega o crea una confusión sobre el derecho de las personas trans a cambiar su género en el certificado de nacimiento.

¿Qué nos pasa, aprovechamos la crisis para imponer medidas regresivas no solo en lo económico, sino también en lo social?

Otras columnas de Esther Vicente

martes, 4 de septiembre de 2018

Enmiendas regresivas en el Código Civil

Esther Vicente, catedrática de derecho, expone reparos a la propuesta del nuevo código civil que se considera en la Asamblea Legislativa

💬Ver 0 comentarios