Ricardo Santos Ramos

Tribuna Invitada

Por Ricardo Santos Ramos
💬 0

En Puerto Rico nos empujan hacia la miseria

“Cuando una supertormenta se encuentra con una economía de austeridad brutal…las peores cosas suceden. 

Mi corazón está con #puertorico #miseriaplanificada”. Con este mensaje la periodista canadiense Naomi Klein, autora del libro “La doctrina del shock”, advierte al pueblo de Puerto Rico sobre el momento trágico en que nos encontramos, motivado por la crisis política, económica y social, agravado por un desastre natural, escenario perfecto para la imposición de “la doctrina de Shock”.   El periodista Benjamin Torres Gotay en su columna “La luz y la oscuridad” advierte que “podemos ser presa fácil de encantadores y nigromantes que vengan a pescar en río revuelto a apoderarse de lo fácil y dejarnos a nosotros lo complicado”.  

Sin lugar a duda, la situación de Puerto Rico es grave, requiere del mayor esfuerzo de todos los que aspiramos tener un país mejor.  Como nos advierten los distinguidos periodistas, tenemos que estar conscientes de que el momento es propicio para que ocurran las peores cosas y nos vendan sueños mágicos que culminen en un país con mayores desigualdades, donde con mentiras y engaños una mayoría sea empujada a la miseria. 

No se trata de una novela de ficción, la doctrina del shock y los buitres que vienen por la presa fácil son una realidad.  Basta reconocer el impacto de la Junta de Control Fiscal sobre la débil democracia de Puerto Rico.  El anuncio del cierre de la Central Palo Seco, basado en el supuesto colapso de la Planta, el presagio del Director Ejecutivo de la AEE de cuatro meses sin energía eléctrica, el apagón general del año pasado, la campaña sistemática de políticos, comentaristas, analistas y economistas son claros ejemplos de la implantación de la doctrina del shock.  El propósito es poner los servicios públicos que representen una oportunidad de ganancia en manos del sector privado, la producción de energía eléctrica es el principal objetivo de privatización.

Durante el paso del huracán Irma por Puerto Rico, falló la transmisión y la distribución de la energía.  Las productoras privadas, AES y Ecoeléctrica, al menor riesgo, apagaron sus plantas generatrices.  Las plantas de la AEE, las que sus enemigos llaman “viejas”, mantuvieron el servicio eléctrico hasta que fallaron las redes de transmisión.

La producción no falló, falló lo que naturalmente siempre falla en estos casos, la transmisión y la distribución, situación que se agravó por el abandono intencional de su mantenimiento.

El proceso de transmisión y distribución de la energía eléctrica es la parte más costosa y vulnerable de un sistema eléctrico.  Los empresarios lo saben, por ello no les interesa privatizarlo.  Es entendible su interés por la producción de la energía eléctrica, su fin es la ganancia. Lo que no es entendible es escuchar a funcionarios públicos, cuya función debe ser defender los intereses del pueblo, clamar porla privatización de la producción de la energía, parte más lucrativa y dejar en manos del gobierno la transmisión y distribución de la energía, parte más perdidosa.  Esto es un acto de traición al pueblo.

El pueblo debe estar alerta, la AEE vive una crisis real.   La misma puede ser superada sin que se le entregue al sector privado.  Un tema tan importante requiere una discusión amplia y transparente, No se puede dejar al amparo de una Junta Dictatorial, de un sondeo radial o de una encuesta de opinión pagada por los empresarios, que muestre más bien, la desesperación del pueblo al verse privado del servicio de energía eléctrica.  Si esto ocurre, el pueblo vivirá a expensas de aumentos continuos en la tarifa de energía eléctrica. 

Otras columnas de Ricardo Santos Ramos

martes, 14 de noviembre de 2017

La AEE entre ejecutorias sospechosas

Si la AEE no es capaz de ofrecer el servicio eléctrico a toda la isla, está condenada a desaparecer como corporación pública, sentencia el expresidente de la Utier, Ricardo Santos

martes, 29 de agosto de 2017

El cierre de Palo Seco: truco pa privatizar

Ricardo Santos Ramos cuestiona la justificación del cierre de la central de Palo Seco, anunciado esta semana por el principal directivo de la AEE

💬Ver 0 comentarios