Andrés Fortuño Ramírez

Punto de vista

Por Andrés Fortuño Ramírez
💬 0

En Puerto Rico, todos somos familia

Si algo nos caracteriza a los puertorriqueños, es la necesidad de sentirnos conectados. No solo a la tierra que tanto queremos, pero entre nosotros mismos. En los veinte años que llevo en los Estados Unidos, no he visto cultura alguna que se mantenga tan unida a sus raíces como los puertorriqueños. Aquí o allá, todos nos tratamos como si fuésemos familia, y es que, en realidad, lo somos. 

Hace unos años comencé a interesarme en esto de la genealogía. Comencé a trazar una línea de ancestros para cada uno de mis apellidos. ¿Qué descubrí? Que en Puerto Rico realmente somos una sola familia. Mi padre se crio en Santurce y mi madre en Mayagüez, mis abuelos paternos y maternos no se conocían. Aún separados por la distancia, resulta que mi abuelo materno y mi abuela paterna son primos quintos. En Puerto Rico, esto es mucho más común de lo que todos piensan. 

Pero la conexión entre los puertorriqueños va más allá de los lazos familiares. Cuando escogemos amigos, usualmente los mantenemos para siempre, en las buenas y en las malas. Esta red que vamos hilvanando a través de los años, en y fuera la isla, es lo que nos mantiene a flote y con ganas de seguir hacia adelante. 

En los últimos años Puerto Rico ha sido azotado por todos los frentes: la deuda, el chat, el éxodo, María y ahora tanto terremoto que no hay tiempo para ponerles nombre.  Se han quebrado puentes y carreteras, agrietado techos y roto miles de corazones que hoy duermen intranquilos. 

Pero cada vez que nos azota una desgracia, se hacen más evidentes los fuertes lazos que nos unen. Tendremos diferencias de opinión, de credo y hasta votamos por diferentes partidos. Pero cuando las cosas aprietan, no podemos evitar dar la mano a nuestros primos. Recuerdo aquel viejo comercial de la tele que decía: “El hombre del siglo veinte es un hombre solo”, pero aseguro desde un nuevo siglo, que esto no aplica a nosotros los puertorriqueños. 


Otras columnas de Andrés Fortuño Ramírez

miércoles, 18 de marzo de 2020

Cumpleaños sin velitas

Andrés Fortuño Ramírez narra cómo la vida cotidiana se ha afectado con el coronavirus

martes, 3 de marzo de 2020

La experiencia religiosa

Andrés Fortuño Ramírez añora los valores sociales y familiares de los días de la Cuaresma en su niñez

miércoles, 19 de febrero de 2020

¿Necesitas algo?

La realidad es que nada se compara con un gesto verdadero y concreto, más allá de preguntar por las necesidades del prójimo escribe Andrés Fortuño Ramírez

💬Ver 0 comentarios