Rafael Torrech San Inocencio

Punto de vista

Por Rafael Torrech San Inocencio
💬 0

En qué creer

Recientemente miles de jóvenes puertorriqueños celebraron a sus héroes. Ni políticos, hombres y mujeres de estado, figuras históricas, ni siquiera deportistas. Se disfrazaron de sus superhéroes favoritos y gozaron la fantasía escapista de las tirillas cómicas estadounidenses y la animación japonesa. Sus sanas ilusiones y sonrisas, como sus máscaras, esconden la agria realidad de su desesperanza.

En el fondo los comprendo. No hay mucho en qué creer en este país de mentiras, de agendas escondidas, de atropellos y cinismos de un gobierno encolerizado contra sus propios ciudadanos. De minorías silentes cómplices de la debacle con la que ansían lograr su banal turno en el poder.

Todo en pos de una elusiva recuperación económica que ha facturado fe ciega y sacrificios por más de una década, y de una prometida salud fiscal que parece más una enfermedad que una cura. Todo para mantener un ejército de caciques atornillados, parásitos insaciables de sus propias jactancias mediáticas, que nos cuestan mucho más de lo que nos resuelven.

Nuestros jóvenes ya ni creen en la movilidad. Aquella que prometía trabajo seguro y éxito a cambio de estudios avanzados. Estudian carreras conscientes de que no hay empleos para ellos, mientras se sostienen en labores ajenas a su potencial. Los que pueden, se exilan con pasaje de ida, sin vuelta. Saben que el país no tiene qué ofrecerles como recompensa a su éxito. Ya hay quien dice que esta fuga de puertorriqueños es la migración moderna más grande no derivada de una guerra. Al menos, de una guerra convencional.

También el pasado fin de semana los españoles, que nos llevan ventaja en eso de la crisis sin fondo, enviaron un importante y pertinente mensaje al mundo. En las elecciones municipales, los partidos tradicionales apenas lograron la mitad de los votos. Nuevos movimientos locales, organizados mediante coaliciones y redes regionales, como Podemos y Ciudadanos, le han dado una paliza al centenario bipartidismo caciquista español.

Ante la crisis, España busca nuevos superhéroes. ¿Sus poderes? Sentido común contra la costumbre, verdadera representatividad local, solidaridad con los desaventajados, desprecio al poder momificado y a sus apetencias económicas, repudio a la arbitrariedad y al caciquismo, defensa de los consumidores y de los sectores productivos, hasta el cuestionamiento de la misma monarquía y de las aristocracias partidistas. En fin, gobierno para el pueblo, no para los partidos.

Puerto Rico también necesita superhéroes. Ya le repugnan los “cosplays” disfrazados cada cuatro años. Anhela creer en héroes genuinos que trasciendan los partidos, porque el verdadero poder del país ya no reside en ellos.

Otras columnas de Rafael Torrech San Inocencio

jueves, 14 de noviembre de 2019

La burocracia como arma contra la reconstrucción

No es fortuito que una madeja de procedimientos y complicaciones burocráticas emerjan como un arma deliberada para retrasar y escatimar los fondos de reconstrucción que legalmente nos corresponden, sostiene Rafael A. Torrech San Inocencio

💬Ver 0 comentarios