Carmen Dolores Hernández

Tribuna Invitada

Por Carmen Dolores Hernández
💬 0

Entre ineptitud y corrupción

Los puertorriqueños estamos entre la espada y la pared. La ecuación es imposible: la más crasa incompetencia, por un lado, y la más criminal corrupción por el otro. Cada día en que el gobierno da golpes de ciego para arreglar una situación que se desarregla enseguida nos hunde más en el pantano de la obsolescencia como comunidad viable en el mundo actual.

Es cierto que los desastres han venido muy seguido: 1-2-3… y a saber qué falta. Primero la quiebra criolla, luego el ciclón más devastador en casi cien años y luego los tiros que anuncia el Congreso, que amenaza con eliminar cualquier ventaja contributiva que pudiéramos ofrecerles a las industrias que aquí se establezcan.

De las tres calamidades, una –el ciclón- era inevitable; no así su secuela de ineptitudes administrativas que nos tiene a todos sufriendo y a muchos al borde de la quiebra o quebrados ya. Las otras dos se veían venir, pero nadie las enfrentó a tiempo. La previsión es una virtud que tenemos que cultivar urgentemente, empezando ya. De eso se trata el buen gobierno. Y de enfrentarse a los desastres sin que el único recurso sea extender la mano para pedir más dinero. Habría que saber organizar los diferentes sectores de la sociedad y motivarlos a esforzarse eficazmente por la colectividad. Muchos lo han hecho, pero sin la coordinación administrativa necesaria.

Nuestros gobiernos tendrían que administrar mejor y estar menos pendientes de su imagen electoral. Eso también ha primado -increíblemente- en esta crisis. La falta de experiencia es inexcusable. Una persona que se postule para gobernar un país tiene que rodearse del mejor talento, sin consideraciones ni concesiones partidistas. ¿Que heredaron desastres? No hay tiempo de mirar hacia atrás: a poner manos a la obra. ¿Que no hay dinero? A paralizar enseguida todo gasto superfluo -incluyendo beneficios extraordinarios a funcionarios públicos, celebraciones innecesarias y otros dispendios irracionales- e imponer un plan de emergencia nacional. No es el momento de escudarse tras los errores del pasado ni de excusarse por la inacción.

Tras el huracán hubiera sido esencial implantar un plan que priorizara el restablecimiento de la infraestructura energética del país, sin la cual no hay vida saludable, segura ni económica. (¿Qué protección especial habrá cobijado al funcionario supremamente ineficaz que hasta hace poco estuvo a cargo de la AEE? Gracias a él los sanjuaneros estamos a punto de romper el récord de ser la ciudad capital de un país desarrollado que ha pasado más tiempo sin luz; ese récord le pertenece a Wellington, en Nueva Zelanda, y data de los años cuarenta. Ni Cuba tardó tanto en restablecerse tras el embate de Irma.)

La infraestructura debió haber sido, desde hace tiempo, la prioridad absoluta del gobierno: de los sucesivos gobiernos. Sin ella no hay viabilidad para la ciudadanía ni para las empresas. Otra es el cuidado de nuestra tierra maltratada. Ella nos sostiene y provee el sustento básico en una isla que fácilmente -como hemos visto- puede quedar incomunicada.

Ganar elecciones no puede ser la meta de los gobiernos. Tampoco debe serlo mantener una burocracia impenetrable, un gobierno irresponsable, una estructura de favoritismos y una cultura administrativa que descanse en la improvisación y en las soluciones a corto plazo de problemas que exigen una visión de futuro. Por todo eso estamos donde estamos: sin luz, sin servicios públicos, sin comunicaciones, sin norte y sin líderes. ¿Hasta cuándo vamos a excusar y sufrir el actual estado de nuestro gobierno -de todos nuestros gobiernos recientes? ¿Cuándo empezaremos a exigirles eficacia y honradez?

Otras columnas de Carmen Dolores Hernández

jueves, 29 de noviembre de 2018

Un fantasma en la ópera

Carmen Dolores Hernández comparte su vivencia de una mágica presentación centrada en el holograma de María Callas que, más allá de reproducir como realmente presente su imagen y su voz, proyecto los gestos y reacciones personales que definieron a la inolvidable cantante

martes, 2 de octubre de 2018

La administración de la cultura

La profesora Carmen Dolores Hernández argumenta sobre la adecuada administración de la cultura, los logros del ICP y la agenda inmediata del titular en funciones de esa agencia

💬Ver 0 comentarios