Keichla Sánchez Santiago

Punto de vista

Por Keichla Sánchez Santiago
💬 0

Errores que se vuelven horrores con las cifras de COVID-19

A falta de un sistema de rastreo de contactos efectivo en la isla y pruebas de detección que no son suficientes, se suma un conteo doble y triple del total de casos confirmados, que es irreal y que trae varias incógnitas.  

El viernes 15 de abril de 2020 recibimos la noticia de que el Departamento de Salud ha informado de forma errónea la cifra total de casos positivos de COVID-19 en la isla. Esto destapa una nueva caja de Pandora dentro del Departamento de Salud, y el manejo que se le ha dado al reporte de los casos positivos, una vez se les realizan las pruebas, ya sean rápidas o moleculares, a los pacientes. 

Para manejar esta situación, es importante que el Departamento de Salud establezca un plan estratégico claro que detalle cómo se van a manejar las pruebas de seguimiento que se le realizan a los pacientes que dan positivo a COVID-19, y a quiénes eventualmente se le tendrán que hacer más pruebas de seguimiento para detectar si el virus todavía se encuentra en su sistema.  

Para no continuar enfrentando errores en las cifras de contagios es imperativo que el Departamento de Salud reporte las estadísticas de los pacientes que han arrojado positivo mediante el uso de pruebas moleculares y los que fueron confirmados mediante el uso de pruebas rápidas. De la misma manera, se deben presentar las cifras totales de la cantidad de pruebas que se realizan a los casos confirmados como seguimiento durante el tratamiento de la enfermedad. Esto nos permitirá tener una proyección más clara de la cantidad de pruebas de seguimiento requeridas por cada paciente en promedio y de esta forma tener una proyección real de la cantidad de pruebas que se requerirá para manejar la epidemia en la isla.  

Una plataforma que podría servir de ejemplo para evitar “bias” o sesgos en el reporte de contagios, es establecer un registro similar al registro de vacunación o modificar el mismo. Este registro debe ser uno accesible a todos los proveedores de salud, entiéndase: la clase médica, laboratorios públicos y privados y los centros hospitalarios públicos y privados alrededor de la isla. 

Dentro de este registro, o el nuevo que se establezca, se podrá incluir la información del paciente que fue confirmado como positivo a COVID-19 y la cantidad de pruebas rápidas o moleculares que se le han realizado desde su diagnóstico inicial. Esto permitirá mantener la confidencialidad de los pacientes, mientras que a su vez se facilita el seguimiento de estos y se mantiene una contabilización de las pruebas realizadas, sus resultados e información relacionada al rastreo de contactos.  

El desarrollo de esta plataforma sería una herramienta útil y clave para los proveedores de salud, epidemiólogos y estadísticos, ya que la plataforma contendrá la información en un formato accesible, confiable, y actualizada en tiempo real de los casos confirmados.  

Otras columnas de Keichla Sánchez Santiago

miércoles, 15 de abril de 2020

El rastreo de contactos es nuestra mejor herramienta

De no iniciarse el rastreo epidemiológico de forma inmediata y efectiva en la isla, podríamos estar experimentando un problema mayor de contagio, escribe Keichla M. Sánchez Santiago

💬Ver 0 comentarios