Félix Jiménez

Buscapié

Por Félix Jiménez
💬 0

Escaleras

El movimiento se comienza y se espera que no termine. Pero frente a esa estructura se piensa que está el futuro - para algunos, para todos - y llegar hasta el final es el ansia que se asume como objetivo.

Frente a una escalera, o un ascensor, no hay dudas. El paso se ha ensayado en la imaginación incontables veces, ha sido fantasía y puede convertirse en el prólogo de muchos más. Un paso llama otro paso. Es solo el comienzo.

Pero las definiciones de las palabras también contienen sus riesgos. “Escalera” y “ascensor”, esas palabras, tienen su reverso incluido,

No existe, claro, la palabra “descensor”. El descenso no se pronuncia ni en el deseo ni en la certeza incluidos en el “ascensor”. Se ha soñado con un movimiento solamente, con subir, con dirigirse hacia la cima.

Pero existen resbalones, tropiezos, fatigas, y esos no aparecen en los sueños que se han tenido ni en las sonrisas que se han dado ni en las palabras pronunciadas para que el movimiento –la escalada, la ascensión– no termine.

Así en el amor. En la carrera. En la política. Subir hasta la meta. Seguir hasta que se pueda.

Contemplar esas subidas ansiosas, desde afuera, puede ser un violento ejercicio de autocontrol. En el amor, en la carrera, en la política. Los sueños no siempre se cumplen. Y, si se cumplen, pueden acabar.

Ahora vemos por todas partes las caras de los que han decidido ascender y de los que lo están pensando. El poder les llama.

Los votos decidirán su futuro en meses. Aquí, en Puerto Rico. Allá, en Estados Unidos.

Las caras no se inmutan frente a las escaleras que piensan son su destino.

Quizás quieren que los acompañen en su elevador. Pero no es así de fácil.

Hay que recordar que las palabras duelen, que las heridas tardan en cicatrizar, si es que lo logran.

Y hay que insistir en que, antes de ayudar en su escalada, se busque que en algo, en su alma, en su mente, en sus actos, en sus deseos, tiene que parecerse a ti.

Otras columnas de Félix Jiménez

sábado, 12 de octubre de 2019

Días de respiro

Consideramos el descanso y sus respiros como un regalo, como un obsequio que nos otorgan, y no como una oportunidad para examinar qué realmente hacemos con esos días esperados, plantea Félix Jiménez

sábado, 28 de septiembre de 2019

Puerto Rico fue

Hoy fue la sorpresa de ir andando sobre temblores, caminando sobre memorias. Un terremoto debajo mientras se esperaba la lluvia desde arriba, escribe Félix Jiménez

sábado, 7 de septiembre de 2019

Espejo y furia

El escritor Félix Jiménez reflexiona que es triste saber y constatar que toda vida tiene sus porciones de violencia. Y que ahora también son otras violencias las que atacan.

sábado, 10 de agosto de 2019

Incertidumbre

La manifestación que condujo a la renuncia de Ricardo Rosselló tiene eventos comparables en otros países del mundo.

💬Ver 0 comentarios