Carlos I. Gorrín Peralta

Punto de vista

Por Carlos I. Gorrín Peralta
💬 0

Escenarios del teatro político

Las pugnas intestinas de facciones dentro del partido de gobierno se manifestaron en los eventos que ocurrieron ayer en el Senado. Lamentablemente, lo que ocurrió prolonga la incertidumbre que sufre el país y exacerba la desconfianza del pueblo. Tanto el nominado como el Senado intensificaron las pugnas y dejaron al pueblo preguntándose quién ocupará la gobernación a partir de mañana viernes a las 5:00 de la tarde.

La Constitución indica que “cuando ocurra una vacante en el cargo de Gobernador por …renuncia… dicho cargo pasará al Secretario de Estado” y que la ley establecerá el orden de sucesión si la gobernación y la secretaría de Estado estuvieran vacantes.

La primera pregunta es si un secretario de Estado nombrado, pero no confirmado, puede suceder al gobernador. La Constitución dispone en otra sección que para ejercer sus funciones, el gobernador “estará asistido de Secretarios… que nombrará con el consejo y consentimiento del Senado. El …Secretario de Estado requerirá, además, el consejo y consentimiento de la Cámara”. Esa última disposición, que requiere confirmación bicameral, es la que legitima que esa persona, que no fue electa, pueda ocupar el cargo de gobernador.

La Constitución contiene otra disposición para una situación muy excepcional que nunca se ha dado. Todo gobernador toma posesión el 2 de enero después de ser electo, pero la Asamblea Legislativa no se reúne hasta después. Si un gobernador no puede asumir su cargo, o si lo hace pero ocurre la vacante sin haber designado secretario de Estado sin que este haya tomado posesión, la legislatura elige al gobernador.

Algunas personas han planteado que hay secretario de Estado y el Lic. Pedro Pierluisi sería el gobernador. No hay duda que se le designó mientras la Legislatura no estaba en sesión. Pero no ha sido confirmado, y por tanto no puede ocupar el cargo según requiere la Constitución. No estando habilitado, opera la sucesión dispuesta por ley, y le corresponde la gobernación a la secretaria de Justicia, Lic. Wanda Vázquez.

Otras personas han planteado que la ley de sucesión dispone que los secretarios tienen que haber sido confirmados, con excepción del secretario de Estado. Lo que no aclaran es que esa disposición, además de ser gramaticalmente muy confusa, solo hace referencia al caso excepcional en que el gobernador no pueda asumir el cargo, o lo haga pero surge la vacante no habiendo secretario de Estado. Es a eso exclusivamente que se refiere la ley. Si se refiriera a otra situación, como la actual, en que el secretario de Estado ha sido nombrado pero no está confirmado, entonces esa interpretación de ley sería contraria a la Constitución, que requiere confirmación.

Por supuesto, hay otros escenarios posibles en el actual teatro político del absurdo. La Lic. Vázquez podría jurar como gobernadora, y la semana que viene el secretario Pierluisi podría ser confirmado, o rechazado por la Cámara o por el Senado. Si fuera confirmado, ella podría renunciar, y él sería el gobernador. O ella podría retirar el nombramiento, y someter otro a consideración de la Legislatura. O el secretario Pierluisi pudiera tratar de jurar el cargo con la pretensión de ejercerlo. Eso seguramente provocaría un pleito que llegaría inescapablemente al Tribunal Supremo, que acabaría decidiendo a quien le corresponde o no la gobernación, y no al pueblo, o a los procesos políticos constitucionales.

¡Qué triste y vergonzosa situación la que provocan otra vez quienes manejan el poder! ¿Será necesario que el pueblo que se tiró a las calles a protestar tenga que hacerlo nuevamente para vindicar al país?

Otras columnas de Carlos I. Gorrín Peralta

miércoles, 13 de noviembre de 2019

Voto presidencial inconstitucional en Puerto Rico

Las mismas razones para invalidar la ley de elección presidencial en el 2000 están presentes ahora. Se pretende celebrar una ficticia elección presidencial, no contemplada por la Constitución federal, para adelantar una causa partidista, según Carlos Gorrín Peralta

martes, 15 de octubre de 2019

¿Qué pasó en la Corte Suprema?

Seguimos siendo un territorio no incorporado. La Junta seguirá operando. Continuaremos sometidos al régimen colonial imperante. Al menos hasta que nuestro pueblo despierte, dice Carlos Gorrín Peralta

lunes, 14 de octubre de 2019

La legalidad de Promesa y la Junta

El licenciado Carlos Gorrín Peralta expone que la discusión de si la decisión del Tribunal Supremo federal debe ser una u otra encubre el verdadero problema: el continuado ejercicio ilícito de la soberanía de los Estados Unidos sobre Puerto Rico

💬Ver 0 comentarios