Ana Teresa Rodríguez Lebrón
💬 0

Esclavitud, racismo y Miss Universe

“By the time his Libyan captors branded his face, Sunday Iabarot had already run away twice and had been sold three times. The gnarled scar [on] the left side of his face appears to show a crude number 3…”

Así inicia Aryn Baker, corresponsal en África para la revista Time, su ensayo en relación con la crisis de esclavitud moderna que se experimenta en el país africano de Libia. De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en los últimos cinco años, cerca de 650,000 hombres y mujeres han atravesado el Sahara en su intento por llegar a Europa. La gran mayoría, de raza negra, nunca logra salir del continente africano, convirtiéndose en víctimas de traficantes.

El estudio de la ONU explica que hoy día existe más del triple de personas en servidumbre forzada, que las que fueron capturadas y vendidas durante los 350 años que duró la esclavitud en nuestro hemisferio. Sunday Iabarot es uno de los pocos que logra ser rescatado.

Casualmente, el día que leo el ensayo de Baker coincide con la retahíla de expresiones racistas en las redes sociales en ocasión del desenlace en la competencia de Miss Universo. Aunque poco o nada me interesa el mundo de las “reinas de belleza”, llamó mi atención el esfuerzo en minimizar y ridiculizar las denuncias de quienes han sido víctimas de racismo. Resulta que quienes denunciamos el odio y el discrimen racial en Puerto Rico, somos “changos” y “acomplejados”. Entiéndase, infantiles y con sentimiento de inferioridad.

Ante tantas expresiones de odio, me devuelvo al ensayo de Baker y reflexiono en Iabarot y su cicatriz; en el cómo muchas no son visibles, pero no por eso dejan de ser ciertas. En que el racismo, no importa su contexto, no es ignorancia sino una expresión de odio.


Otras columnas de Ana Teresa Rodríguez Lebrón

lunes, 17 de febrero de 2020

Gobierno desnudo

Sin planificación adecuada en el gobierno estamos condenados a la deriva, escribe Ana Teresa Rodríguez

💬Ver 0 comentarios