Suleira M. Quiñones Fontánez

Punto de vista

Por Suleira M. Quiñones Fontánez
💬 0

Escuela 4.0: transformación del aprendizaje

Puerto Rico ha vivido una transformación a raíz de los eventos atmosféricos y de la pandemia. En estos tiempos, el aprendizaje y el trabajo son mediados en un 100% por la tecnología, cuyo uso es positivo. Pero tenemos que saber utilizarla, porque entonces el aprendizaje no llegará a tener la calidad que se merece. Es imperativo integrar la tecnología en esta era digital, pero tenemos que garantizar una educación inclusiva y de calidad para todos nuestros estudiantes.

La Escuela 4.0 implica la integración de lo virtual a la enseñanza. La escuela ya no será solamente el espacio físico que la conforma, pues la educación va más allá de sus paredes. Los estudiantes trabajan de manera colaborativa, elaboran proyectos y aprenden a usar de manera adecuada la gran disponibilidad de información a la que tienen acceso.

La Escuela 4.0 tiene unos desafíos entre los que se encuentran la resistencia al cambio por parte de los docentes, la falta de conocimiento de los docentes sobre temas digitales, la ausencia de investigación sobre el impacto de este tipo de educación, la escasez de contenidos multimedia realmente diseñados para el aprendizaje y los recursos limitados para invertir en infraestructura y tecnología.

Existen unas características principales que todo docente debe tener para poder laborar en una Escuela 4.0. Entre las mismas se encuentra la interacción y constante comunicación con el estudiante.

El docente 4.0 es un mediador entre el conocimiento y el estudiante. Su rol se centra en ayudarles a desarrollar las habilidades que les permitan usar toda la información disponible gracias a las nuevas tecnologías, pero que aprendan a seleccionarla, organizarla e interpretarla. Así la podrán relacionar con sus conocimientos y habilidades previas, y usarla para crear.

La educación 4.0 trae consigo un cambio importante en la forma en la que se aprende en la escuela, incluyendo las herramientas que se utilizan. La pizarra y los cuadernos van siendo remplazados por herramientas tecnológicas, y la clase tradicional está siendo modificada con otros métodos educativos como clases invertidas, aprendizaje híbrido y otras estrategias en las que el estudiante descubre por sí mismo el conocimiento.

La educación 4.0 implica romper y cambiar paradigmas. Es enseñar de formas diferentes, transformar la forma de dictar los cursos y poder construir colectivamente. Ser creadores y no usuarios de tecnología, como se está observando con lo que vivimos a nivel mundial. La “big data”, la inteligencia artificial, la realidad aumentada y la robotización del trabajo son los cambios que están ligados a la Educación 4.0. Es transformar a las instituciones educativas en centros de innovación que fomenten la creatividad. Lamentablemente, muchos padres o encargados de nuestros estudiantes dicen que lo que hacen muchos maestros es darles más y más materiales para que los trabajen y cumplan con el semestre escolar. Pero nuestros niños no son máquinas. El aprendizaje tiene que procesarlo todo, pero sin faltar la calidad.

El gran capital está en el talento, capital humano y en las posibilidades de desarrollo que generen riqueza. Por esta razón, debemos establecer en Puerto Rico un Plan Educativo que establezca el significado de la Escuela 4.0. El gobierno debe reconocer la innovación de la tecnología educativa y no simplemente utilizarla porque ha ocurrido algún fenómeno. Nuestros maestros se merecen lo mejor, pero el atropello de años debe acabar y establecerse un plan de país que los lleve a desarrollarse personal y profesionalmente. 

En esta época nuestros maestros han tenido que trabajar con lo que tienen. Peor debemos pensar que muchos están experimentando algo nuevo y, con la llegada de la pandemia, se han tenido que transformar en maestros virtuales. Muchos no apoyaban esa alternativa, pero ahora han tenido que convencerse que la educación virtual vino para quedarse.

No abandonemos a nuestros niños por culpa de la pandemia. Ellos se merecen la mejor educación.

Otras columnas de Suleira M. Quiñones Fontánez

💬Ver 0 comentarios