José E. Ortiz Torres

Tribuna Invitada

Por José E. Ortiz Torres
💬 0

Esenciales los servicios para la clase obrera

Con más de sesenta mil citas para la prestación de servicios médicos a los lesionados, más de doscientas mil terapias para la rehabilitación física y mental junto a más de mil seiscientos hospitalizaciones en un año, la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) y el gobierno han colocado a los servicios que presta la Corporación del Fondo del Seguro del Estado (CFSE) en el renglón de servicios no esenciales en el Plan Fiscal certificado.

Dicho plan, el que se configura como la hoja de ruta económica y fiscal durante los próximos diez o más, coloca a la CFSE en el reglón de activos a ser monetizados por no ser esenciales junto a carreteras, parques nacionales, estacionamientos, hoteles y paradores.

El contubernio en el Plan Fiscal, muestra de forma inequívoca la intención de atender el rol de seguridad social y salud pública del Estado como un negocio rentable para la acumulación de riquezas al mismo sector privilegiado asistido por el partidismo investido de poder gubernamental.

En esencia, se pretende desmantelar en ocasión a la crisis, un sistema que provee servicios de salud con el fin de rehabilitar al sector productivo formal, entiéndase la clase trabajadora y profesional de Puerto Rico.  Lo peor de todo es el menosprecio a un servicio ofrecido por más de ochenta años a todo tipo de paciente sin medición de criterios económicos o estrato social, que no sea una determinación causal entre el lugar de trabajo con el accidente, enfermedad o muerte.  La CFSE ha sostenido su excelente condición fiscal sin menoscabo al fondo general o asignaciones presupuestarias federales.  Contrario al deteriorado y esquilmado servicios de salud gubernamental, el Fondo del Seguro es un proyecto de seguridad social prominente, que a su vez configura un activo rentable al gobierno.  Pasaron por alto en el plan fiscal considerar los servicios esenciales especializados que ofrece el Hospital Industrial como es los casos de médula espinal, quemados, ortopedia y los dispensarios de servicios primarios.  Pasaron por alto en el plan fiscal las compensaciones vitalicias comprometidas a lesionados incapacitados como parte de su sostén económico.  Pasaron por alto en el Plan Fiscal la provisión ilimitada de servicios de asistencia en el hogar a los lesionados incapacitados, así como la provisión de aditamentos tecnológicos y ortopédicos para facilitar su ambulación.

El “Worker Compensation”que pretenden implantar una vez desmantelada la CFSE, hoy es materia de análisis bajo el concepto de privatización ante el abuso de las compañías que lo administran en diferentes estados de los Estado Unidos.  El pasado Secretario del Trabajo de los Estados Unidos, Tom Pérez, promovió la restructuración de dicho sistema ante la desregulación y falta de control de las aseguradosras privadas que han limitado los servicios médicos, acceso a medicamentos y las terapias. Han diseñado además mediante estatuto, una pobre compensación que ha llevado a trabajadores a la extrema pobreza.  Le corresponde al Gobierno no desmantelar el Fondo del Seguro para saciar intereses que buscan enriquecerse en medio de la crisis.

Otras columnas de José E. Ortiz Torres

💬Ver 0 comentarios