Ricardo Santos Ramos

Tribuna Invitada

Por Ricardo Santos Ramos
💬 0

Es hora de un cambio de liderato en la AEE

Desde antes del paso del huracán Irma, hemos señalado la necesidad de prender la Planta de Palo Seco.  Esta Planta fue sacada de servicio meses antes, según el director ejecutivo Ricardo Ramos, por razones de seguridad ante un alegado peligro de colapso de recibir vientos de al menos 40 millas.  Nada más lejos de la verdad.  Denunciamos que la verdadera intención del director Ramos era poner en manos privadas la producción de energía de esa central.

Colapsada la red de transmisión de energía eléctrica del sur al norte por el paso del huracán María, cobra mayor importancia la producción de energía eléctrica en la Central Palo Seco.  El gobernador Ricardo Rosselló anunció la contratación de la compañía Weston Solutions para que instale en la Central Palo Seco un generador portátil de 50 MW. 

Este Generador utiliza diésel y el contrato de arredramiento por seis meses tiene un costo de $35.1 millones.  Resulta insostenible este contrato cuando la Autoridad de Energía Eléctrica puede poner en servicio las unidades 1 y 3 de dicha central.  Estas podrían producir 150 MW, tres veces más de lo que produciría la planta privada a un costo mucho menor.  Este afán por poner en manos privadas los trabajos y responsabilidades de la AEE mantendrán a oscuras a Puerto Rico.

Hemos sostenido que la privatización de la energía eléctrica resultará más cara y ofrecerá peor servicio al pueblo.  Hoy se evidencia nuestro señalamiento.  La gente a nivel individual paga hasta 70 centavos por kilovatio al usar sus plantas portátiles privadas, mientras las compañías Ecoeléctrica y AES mantienen apagadas sus plantas para no comprometerlas mecánicamente en tiempos de inestabilidad del sistema eléctrico. 

A este desastre administrativo le añadimos el escándalo del director ejecutivo relacionado con la ayuda “solicitada” a la American Public Power Association (APPA) para restablecer el sistema de transmisión y distribución eléctrica.  Fueron varias las versiones contradictorias ofrecidas por el director ejecutivo: que no tuvo comunicación telefónica ni por internet, cuando la Autoridad es dueña de PREPANET, subsidiaria que ofreció el servicio de wifi desde su edificio principal, y en el COE nunca ha faltado el internet; que APPA solicitó un adelanto de $35 millones y la AEE no tenía esa cantidad de dinero, cuando el Fondo de Emergencia de la AEE es de $100 millones.

Estos datos son más que evidencia para probarle al gobernador Rosselló que el director ejecutivo Ramos no puede con el empuje de esta crisis.

El gobernador tiene que tomar acción antes de que le provoquen más daño a Puerto Rico.  Ante la crisis que vivimos tenemos que utilizar los mejores recursos disponibles. El gobernador Rosselló sería más efectivo en el manejo de esta crisis si trajera al servicio público a los funcionarios de todos los partidos políticos que tienen más experiencia.

En el caso de la AEE, hace falta que el ingeniero Miguel Cordero tome el mando de la reconstrucción del sistema de transmisión y distribución eléctrica, mientras el ingeniero Josué Colón se encargue de la producción de la energía eléctrica y el ingeniero Juan Alicea de la planificación y administración de la AEE.  Este triunvirato de exdirectores ejecutivos podría agilizar los trabajos y traer confianza y seguridad a los empleados de la Autoridad.

La AEE es una corporación pública que ofrece un servicio de primera necesidad, donde el servicio al pueblo está por encima de los costos.  Esa visión la comparten estos exfuncionarios.  Es hora de cambiar el liderazgo en la Autoridad.  Puerto Rico necesita un triunvirato con experiencia que trabaje con autoridad.

Otras columnas de Ricardo Santos Ramos

martes, 14 de noviembre de 2017

La AEE entre ejecutorias sospechosas

Si la AEE no es capaz de ofrecer el servicio eléctrico a toda la isla, está condenada a desaparecer como corporación pública, sentencia el expresidente de la Utier, Ricardo Santos

💬Ver 0 comentarios