Rafael W. Rodríguez Cruzado

Tribuna Invitada

Por Rafael W. Rodríguez Cruzado
💬 0

¿Es necesaria una moratoria de construcción en la zona costera?

El Proyecto del Senado 1122 establecería una moratoria de construcción en una franja de 100 metros de ancho a partir de la zona marítimo terrestre, que por definición nunca será menor de 50 metros tierra adentro de la línea de marea alta. Por tanto, de aprobarse este proyecto en ley, no se permitiría ninguna construcción en una franja de por lo menos 150 metros desde la orilla del mar tierra adentro, por los próximos 20 años.

Es entendible que el alza en la erosión de nuestras playas, especialmente tras el huracán María, ha sido la razón fundamental para proponer esta moratoria. Pero la erosión de playas no es nada nuevo. La comunidad científica de Puerto Rico ha estudiado e informado sobre la grave situación de la erosión en varias áreas de la isla desde hace décadas. El problema ha sido que el gobierno ha hecho caso omiso a las recomendaciones de los expertos, principalmente sobre la necesidad de hacer cumplir la ley que prohíbe la construcción en la zona marítimo terrestre. La construcción indebida en esa zona es una de las principales razones por la cuales tenemos el problema de erosión en muchas de las playas en Puerto Rico.

Me pregunto de dónde salió la idea de escoger 100 metros como la distancia adecuada que establece la moratoria. A mi parecer es una distancia arbitraria que carece de valor científico y no toma en consideración que no todas las playas de la isla se están erosionando y que la tasa de erosión de las que sí se están erosionando varía considerablemente.

¿Por qué agrupar todas las playas bajo el mismo criterio? Las tasas de erosión de la gran mayoría de las playas en Puerto Rico han sido calculadas por la comunidad científica. La tasa de erosión de un litoral en particular debería ser la base fundamental para una nueva definición de la zona marítimo terrestre. Se incluiría en esta zona el alcance tierra adentro del oleaje generado por las más fuertes tormentas y se revisaría cada cierto tiempo para incluir otros factores, como el alza en el nivel del mar.

Datos recopilados de la altura y extensión de la marejada producidos por los vientos de un huracán de la magnitud de María aportarán significativamente a mejorar la definición de la zona marítimo terrestre. ¡Podría ser que los 100 metros que se propone con este proyecto no sea una distancia suficiente en aquellas playas donde la erosión es severa y donde el oleaje de alta peligrosidad entra considerablemente tierra adentro! En playas saludables la distancia sería mucho menor.

Aunque el impacto económico de una moratoria de construcción en la zona costera por los próximos veinte años está fuera del alcance de este escrito, es indudable que podría perjudicar la industria del turismo. Las playas de Puerto Rico son un atractivo turístico a nivel mundial que podría generar miles de empleos y ayudar en la reconstrucción económica de la isla. Estoy convencido de que puede haber desarrollo costero que sea sostenible con el ambiente, pero solo si las agencias con injerencia en la otorgación de permisos hacen valer la ley. Ya hemos visto el daño irreparable que la construcción indebida en la zona marítimo terrestre ha causado a nuestras playas. Si no se atiende primero el descuido en la otorgación de permisos no hay moratoria de construcción que valga.

Otras columnas de Rafael W. Rodríguez Cruzado

💬Ver 0 comentarios