Hiram Sánchez Martínez

Tribuna Invitada

Por Hiram Sánchez Martínez
💬 0

Esperemos los detalles del plan

Nos ha tenido en ascuas desde los tiempos de su campaña política en que manifestaba que tenía un plan para sacar a Puerto Rico de la crisis fiscal que vive. Ahora finalmente asoman los primeros visos de los componentes principales del anunciado plan que es, al fin y al cabo, una reacción a las exigencias irrazonables de la Junta de Control Fiscal. 

El gobernador Ricardo Rosselló, sin dejar de sonreír, le ha dicho a la Junta de Control Fiscal que está bueno ya de sus exigencias de que el Gobierno despida el 30% de los servidores públicos, pues no lo hará; que tampoco recortará servicios esenciales; que la reducción de $1,000 millones en los servicios de salud no estará sobre la mesa; que la reducción del 10% de las pensiones de los beneficiarios más vulnerables es inaceptable; y que no exigirá mayores economías en el presupuesto de la Universidad de Puerto Rico más allá de los $200 millones identificados por su presidenta.

Es evidente que el gobernador Rosselló no quiere que le suceda lo mismo que a su antecesor, el gobernador Fortuño, quien perdió las elecciones por, entre otras cosas, darle al país el tipo de medicina amarga que la Junta le ha recetado al país. En algunas áreas de mayor sensitividad, el gobernador Rosselló propone soluciones alternas, pero utilizando un lenguaje sumamente general, casi neutro, que habrá que aguardar a los días venideros para conocer los detalles y alcance de tales medidas. Por ejemplo, el ahorrar cerca de $250 millones en la prestación de servicios médicos a necesitados con solo reducir los gastos en las aseguradoras y, además, asegurar que el plan médico del Gobierno permitirá el ingreso de 50,000 nuevos clientes —mencionando en específico a nuestra comunidad de inmigrantes—, sería algo digno de elogio si de verdad pudiera llevarlo a cabo. Sin embargo, tendríamos que esperar a conocer el contenido de esta propuesta para juzgar cuán realista puede ser.

Sucede otro tanto en lo que concierne al pago de las pensiones —y pongo las cartas sobre la mesa: soy pensionado—. Antes del mensaje de hoy ya sabíamos que el gobernador había variado su promesa de campaña de no tocar las pensiones, al “aclarar” que las únicas que no se afectarían serían las de los “más vulnerables”. No obstante, sin abandonar la alusión a los “más vulnerables”, ahora ha intercalado el concepto de “sistema progresivo”, mediante el cual los que reciben más sufrirán mayores reducciones que los que reciben menos. Algo naturalmente justo. Aun así, primero, es muy difícil juzgar en esta etapa de su discurso dónde finalmente el Gobierno habrá de tirar la raya para separar a los “más vulnerables” de los que no lo son (Rosselló le adelantó a este periódico que será en $2,000), pero, segundo, habría que ver si la Junta de Control Fiscal le autorizaría ese “sistema progresivo” en lugar del propuesto por ella de una reducción fija, indiscriminada.

La Junta, no el gobernador, tendrá la última palabra.

Otras columnas de Hiram Sánchez Martínez

domingo, 19 de agosto de 2018

Criminalidad e impunidad

El licenciado Hiram Sánchez expone su preocupación sobre los recursos investigativos del Estado y la alta probabilidad de impunidad en casos de asesinatos

💬Ver 0 comentarios