Eduardo Bhatia

Punto de vista

Por Eduardo Bhatia
💬 0

Estabilidad y seguridad para Puerto Rico

Los puertorriqueños necesitamos estabilidad y seguridad acerca del futuro económico del país. La quiebra, los aumentos impositivos y los litigios interminables nos han llevado a todos a la precariedad y a la incertidumbre económica. Aprendamos todos de las lecciones del pasado. Decenas de miles de jóvenes están decidiendo a diario que en Puerto Rico no hay futuro. Las decisiones que se están tomando ahora sobre la deuda pública determinarán si hay o no un futuro optimista, de crecimiento y de oportunidad, para esos compatriotas. 

Por ello, rechazo categóricamente el acuerdo propuesto entre la Autoridad de Energía Eléctrica y sus acreedores. Este acuerdo sería el principal obstáculo para la construcción de un futuro prometedor para los puertorriqueños. Los aumentos anuales propuestos serían un atraco al consumidor y al comerciante. El llamado “impuesto al sol” impediría la transición de Puerto Rico hacia una economía basada en un 100% en energías renovables. En otras palabras, el acuerdo confirmaría el secuestro del pueblo de Puerto Rico por parte de una entidad anticuada e ineficiente, y extendería esa agonía para futuras generaciones. 

La receta correcta para un acuerdo en la Autoridad es enfocar en las eficiencias operacionales que se nos prometen como un paliativo a los abonados. La Autoridad tiene que concretar esos ahorros primero para asegurarle al pueblo que no habrá aumento en la tarifa eléctrica. 

Por otro lado, el acuerdo con los bonistas de obligaciones generales se está negociando en medio de un vacío de información que hace difícil, sino imposible, llegar a una conclusión certera sobre sus virtudes y defectos. El gobierno no ha podido producir sus estados financieros, por lo cual aceptar este acuerdo sin contar con datos auditados que permitan evaluar la viabilidad del mismo a corto y largo plazo sería irresponsable.

Además, me preocupa que el acuerdo:

1. Afecta la capacidad del gobierno de proveer servicios esenciales. 

2. Expone a los pensionados del gobierno a un doble sacrificio. A los pensionados se les pretende cortar y cobrar. Primero verán recortes en sus pensiones y segundo tendrán que pagar, de sus reducidos ingresos, contribuciones para cumplir con lo acordado con este grupo de acreedores.

3. Abre la puerta a una segunda quiebra, según han planteado diversos economistas. 

4. Limita los recursos disponibles para pagar deudas a empresarios locales que suplieron bienes y servicios al gobierno. 

5. Legaliza deudas que la propia Junta de Supervisión Fiscal argumentó eran inconstitucionales por haber excedido el límite constitucional de la deuda.

Ante la falta de transparencia de este gobierno, y las serias repercusiones para el futuro de Puerto Rico de este acuerdo, le pido a la Junta y a la gobernadora que actúen con la más alta responsabilidad patria. Por mi parte, de no atenderse estos planteamientos, me opondré al acuerdo según está propuesto en el presente.

Los puertorriqueños no aguantamos más incertidumbre. Hace falta hablar con la verdad, y enfocarnos en un futuro en el que todos podamos llevar una vida digna y próspera en nuestro propio país.

Otras columnas de Eduardo Bhatia

💬Ver 0 comentarios