Ibrahim Pérez

Tribuna Invitada

Por Ibrahim Pérez
💬 0

Estados desiguales

Los diez mejores estados de Estados Unidos están equitativamente distribuidos en tres de las cuatro regiones censales: Massachusetts (1), New Hampshire (2), y Vermont (10) en la región noreste, Washington (5), Utah (7) y Colorado (9) en la región oeste-montañosa, Minnesota (3), North Dakota (4) y Iowa (6) en la región central. Maryland (8) es representante único de la región sur entre los mejores diez.

Once de los peores quince estados (posiciones 36-50) están en la región sur: Louisiana (50), Mississippi (49), Arkansas (48), Alabama (47), South Carolina (45), Oklahoma (44), Kentucky (42), West Virginia (41), Tennessee (39), Texas (38), Georgia (36). Las otras cuatro posiciones: New Mexico (46), Alaska (43), Nevada (40), Missouri (37) ubican en las regiones oeste y central. Los cinco estados sureños restantes alcanzaron posiciones de 8 (Maryland) y 25 (Florida).

La tabla de posiciones de los 50 estados surge de una investigación realizada entre octubre y diciembre de 2016 por la prestigiosa revista U.S. News and World Report y publicado a principio de 2017. El estudio evaluó el desempeño de los 50 estados utilizando 68 métricas en siete categorías. Los mejores estados por categoría fueron: Hawaii (salud), Massachusetts (educación), Vermont (crimen-corrección), New Hampshire (oportunidades, equidad), Oregon (infraestructura), Colorado (economía), Indiana (gobierno). Massachusetts, el mejor estado, fue primero en educación, segundo en salud, quinto en economía y séptimo en crimen-corrección. Louisiana, el peor estado, terminó entre las posiciones 45-50 en seis de las siete categorías.

El espectro de desigualdad entre Massachusetts (1) y Lousiana (50), ambos bajo la misma estadidad y Constitución, es impresionante. Los peores estados están agrupados en la región sur. Muchos de esos estados sureños, desafortunadamente, han quedado atrapados en el laberinto de pobreza, inequidad económica, desempleo, desproporcionada dependencia federal, bajas escalas salariales, falta de movilidad socio-económica y pobre salud que allí se ha perpetuado.

Comparando algunos indicadores del mejor (Massachusetts) y del peor estado (Louisiana), evidenciamos sus grandes diferencias. Massachusetts registra una mediana de ingreso familiar 1.5 veces mayor que Louisiana. Louisiana registra un porcentaje de población bajo el nivel de pobreza 1.6 veces mayor y un porcentaje de desempleo 1.3 veces mayor que Massachusetts.

Si comparamos a Louisiana (peor estado) con Puerto Rico (territorio), los resultados son más desiguales. Louisiana registra una mediana de ingreso familiar 2.4 veces mayor que Puerto Rico, que registra un porcentaje de población bajo el nivel de pobreza 2.2 veces mayor y un porcentaje de desempleo 2.4 veces mayor que Louisiana.

El retraso socioeconómico que arropa a los estados del sur no ha podido ser superado por años, y hasta siglos, bajo la supuesta igualdad de la estadidad. Dichos estados representan la perpetuidad del discrimen y la marginación que allí se vive, y que impide la movilidad socioeconómica.

La estadidad no es una solución mágica que tiene un resorte que automáticamente iguala a los estados, que los equipara instantáneamente en indicadores socio-económicos, prosperidad y progreso. Hace falta mucho más que estadidad y representación en el Congreso para escalar los varios niveles de calidad de vida y progreso socioeconómico que exhiben los mejores, Massachusetts y New Hampshire.

Los puertorriqueños podemos elevarnos al nivel que nos propongamos. Pero primero tenemos que reinventarnos, planificar inteligentemente nuestro desarrollo socioeconómico, aprovechar la catástrofe de María como nuestra gran oportunidad para crear una nueva visión de país que erradique la patológica y paralizante dependencia. Y que la acompañemos con una masiva transfusión de disciplina, transparencia, realismo y voluntad política, pero sobretodo, de un gran compromiso y amor por Puerto Rico.

Otras columnas de Ibrahim Pérez

lunes, 13 de agosto de 2018

Calidad en salud es la clave

El doctor Ibrahim Pérez argumenta sobre la medición de la calidad de los servicios de salud y cómo procurar avanzar para garantizar mejor atención a los pobres

viernes, 13 de julio de 2018

No aprendimos de los ingleses

El médico Ibrahim Pérez contrasta la salubridad en Puerto Rico con el estado del sistema británico de salud, del que se inspiró el desplazado sistema Arbona

viernes, 29 de junio de 2018

Inaplazable redefinir Mi Salud

El doctor Ibrahim Pérez plantea que el sostén económico de la Reforma y el mejoramiento de la salud de sus beneficiarios no podrán lograrse mientras el gobierno siga operando un plan de salud sin integración, de enfoque curativo y costoso.

jueves, 14 de junio de 2018

Nuestra creciente pobreza infantil

El doctor Ibrahim Pérez contrasta indicadores de pobreza infantil en Puerto Rico y estados de EE.UU. y plantea que urge conceder la mayor prioridad a la niñez boricua en los planes para revitalizar el país tras el impacto del ciclón María

💬Ver 0 comentarios