Luis Pedraza Leduc

Punto de vista

Por Luis Pedraza Leduc
💬 0

Estados Unidos debe asumir la deuda de Puerto Rico

Los desaciertos del gobierno, los escándalos políticos, los actos de corrupción y las pugnas internas en los principales partidos sirven de distracción y cortina de humo ante los verdaderos asuntos que todos y todas debemos enfrentar en Puerto Rico. 

No hay duda que el riesgo que supone la pandemia para nuestra población es un asunto de primera prioridad. Tampoco debe existir duda sobre la importancia de los recursos económicos que tiene disponible el país para atender las necesidades de salubridad, alimentación, vivienda, educación y trabajo.

Ambos asuntos, salud y economía, consumen nuestra atención y preocupación como pueblo. Las consecuencias y riesgos que surgen de la atención y manejo de ambos temas deben ser resueltos a favor del colectivo, no a base de intereses de un grupo social en particular. Es ahí que los actos de los gobernantes, propios de un gobierno fallido, nos distraen y ocultan el verdadero problema y fundamento político de nuestra sociedad.

Estamos a casi dos meses para que se cumplan cuatro años de la imposición de la Ley Promesa y la Junta de Control Fiscal. Las políticas de austeridad impulsadas por la Junta en conjunto con el paquete de medidas para desmantelar el gobierno en favor de intereses económicos privados aplicado durante las pasadas tres décadas nos traen al presente. Hemos sobrevivido durante estas décadas hipotecando el presente y el futuro del país mediante ese mal llamado deuda.

Mientras la mayoría del país va experimentando la precariedad económica y social un pequeño grupo se enriquece. Para los más existen escuelas cerradas, un sistema de salud deficiente, desahucios, quiebras, pérdidas de empleo, pensiones en riesgo, bajos salarios que obligan a la migración y la separación de familias, una infraestructura deficiente, la mitad de las familias bajo el nivel de pobreza, solo un 40 % de los que pueden trabajar están empleados y si quiere estudiar debe endeudarse. Para los más, se acabaron los derechos.

Para los menos, existe la gran oportunidad. El gobierno fallido les pone en bandeja de plata el presupuesto del país, se compra y se vende todo. Se acumula deuda para pagar intereses que son ganancias para los menos. Su riqueza acumulada les permite asumir desde su segundo hogar un huracán, un temblor o disfrutar el verano. Su riqueza acumulada le permite asumir el alza en los precios y sonreír.

Ante la pandemia todos y todas, tenemos el mismo riesgo. Sin embargo, como lo enfrentamos, cuántos recursos tienen los más o cuantos tienen los menos para pasar la cuarentena hace la diferencia. Ahí es que surge la cortina de humo, la distracción de los gobernantes. Mientras discutimos su incapacidad de gobernar, mientras hacemos memes de su habilidad para robar perdemos de perspectiva que el verdadero gobierno, entiéndase la Junta en función de la Ley Promesa, está discutiendo un nuevo Plan Fiscal para pagar la deuda a los bonistas. El Plan Fiscal y los acuerdos de pago sehacen para favorecer a los bonistas y en contra de los recursos económicos y del futuro social del país. 

Los huracanes del 2017, los temblores y la pandemia del 2020 obligan a la Junta discutir los ingresos y obligaciones del gobierno. Pero se hace bajo la protección del toque de queda, del silencio impuesto por un tribunal federal, de las limitaciones técnicas y del idioma con las que tratan el asunto. La aportación económica del gobierno federal ante los desastres y su responsabilidad ante la deuda promovida y supervisada por el Congreso nos debe llevar a todos y todas a reconocer la importancia y urgencia de discutir la deuda como punto principal del país. 

Hay miles de millones de dólares aprobados por el Congreso en espera de ser usado para reconstruir el país. Hay miles de millones de dólares acumulado producto de la moratoria en el pago de la deuda. Existe la obligación política y moral de Estados Unidos de asumir la deuda de la colonia. Por tanto, existe la riqueza necesaria para transformar el país en favor de los más.  ¿Permitiremos que los menos continúen endeudándonos?


Otras columnas de Luis Pedraza Leduc

jueves, 21 de mayo de 2020

El gobierno no es inepto

Cuando buscamos a fondo las deficiencias del gobierno encontramos que se deben a que la mentalidad neoliberal sustituyó los objetivos de servir por la meta de ahorrar, plantea Luis Pedraza Leduc

miércoles, 22 de abril de 2020

El trabajo y la pandemia

Al discutir cómo se liberan las normas que permitan regresar a una aspirada normalidad se habla de salario, jornada de trabajo y condiciones de trabajo. Esos tres asuntos son la esencia del derecho a la organización sindical y la negociación colectiva, escribe Luis Pedraza Leduc

miércoles, 15 de abril de 2020

Propuesta para el 1ro de Mayo 2020

El 1ro de Mayo nos quedamos en casa, pero no callados. Elevemos nuestra voz para ser solidarios y reconocer a quienes se sacrifican por nosotros, dice Luis Pedraza Leduc

💬Ver 0 comentarios