María de Lourdes Guzmán

Tribuna Invitada

Por María de Lourdes Guzmán
💬 0

Estados Unidos echó a pérdida a Puerto Rico

La Isla de Puerto Rico, que en un momento se consideró la vitrina de Latinoamérica, confronta en estos momentos, la peor crisis en tiempos modernos: una deuda pública que supera los $70,000 millones de dólares, un multimillonario déficit gubernamental, el posible cierre de 300 escuelas, despidos a empleados transitorios, reducción de las pensiones, la debacle en el plan de salud del gobierno, la progresiva emigración de nuestra gente, la huelga en la Universidad de Puerto Rico, la criminalidad rampante y la corrupción en todos los niveles.

Ante el caos fiscal que enfrenta el gobierno, tenemos una Junta de Control Fiscal que ha amenazado con la privatización de haberes importantes de nuestro patrimonio, como la generación de energía eléctrica, un servicio esencial que produce una de las corporaciones públicas más importantes de Puerto Rico, la privatización de carreteras y de otros servicios. Ante el vencimiento del plazo que suspendía todas las demandas de acreedores contra el gobierno, según lo contempla la mal llamada ley  P.R.O.M.E.S.A., y luego de haber reclamado, reiteradamente, que la deuda se podía pagar, el gobernador anuncia su intención de recurrir al capítulo III de dicha ley, que contempla el ajuste o restructuración de la deuda pública.

El gobierno de Ricardo Rosselló, que en su campaña le garantizó transparencia al País en la gestión gubernamental, por el contrario, se ha caracterizado por aprobar, a espaldas del pueblo, leyes que despojan a los trabajadores de conquistas alcanzadas con mucho sacrificio, para encaminar un supuesto desarrollo económico que ha comenzado a dejar víctimas como las decenas de mujeres despedidas por una cadena estadounidense de farmacias.

El Gobernador, además, ha sometido un proyecto de presupuesto directamente a la Junta y se ha negado a divulgarlo al país que, a fin de cuentas, resultará afectado por lo que allí se propone. Tanto la Junta como el Gobierno pretenden que el pueblo sufra las consecuencias de un endeudamiento inmoral, del cual se beneficiaron unos pocos que hoy campean por sus respetos. Mientras, se enfocan en la vitrina rota, nuestra vida y sueños rotos no parecen importarles.

El panorama luce muy sombrío, principalmente gracias a la situación económica que provocaron aquellos que, irresponsablemente, endeudaron al País en complicidad con casas acreditadoras, fondos buitres y bancos, quienes hoy pretenden poner la carga de dicho endeudamiento sobre nuestros hombros. Por ende y ante la negativa injustificada e irrazonable del gobierno de Rosselló a auditar la deuda, se hace imperativo que el pueblo insista en el reclamo por la auditoría.

Sin embargo, el problema de fondo sigue siendo la falta de poderes para tomar decisiones en beneficio del pueblo impidiendo el saqueo y la explotación que ha representado el sistema colonial imperante. Estados Unidos, el supuesto benefactor, continúa pisoteándonos y humillándonos, siendo el más reciente agravio, la negativa a conceder los fondos federales necesarios para salvar el sistema de salud del gobierno. Nos echaron a pérdida. Ante el desdén exhibido por el gobierno federal hacia nuestra crisis, es momento de levantarnos y reclamar con dignidad nuestro derecho a la soberanía. Es lo único que nos queda.

Otras columnas de María de Lourdes Guzmán

martes, 9 de octubre de 2018

Tres argumentos ante la OEA

La abogada María de Lourdes Guzmán expone los planteamientos del Junte de Mujeres M-18 en la audiencia de la OEA sobre el status político de Puerto Rico

💬Ver 0 comentarios