Benjamín Morales

El Catalejo

Por Benjamín Morales
💬 0

Estados Unidos en su peor momento

Estados Unidos atraviesa una crisis política sólo vista con Richard Nixon o en el peor momento del escándalo sexual de Bill Clinton. Los vaticinios más catastróficos sobre Donald Trump se han quedado cortos y el atribulado presidente parece que, en lugar de salir a flote, tiene una habilidad natural para hundirse cada vez más en su propio lodo.

El último mes ha sido particularmente tumultuoso. Su gira europea fue un desastre y confirmó ante la comunidad internacional que Estados Unidos ha cedido el liderazgo político a Alemania, cuya canciller Angela Merkel, ni corta ni perezosa, ha llenado la silla vacía que el mandatario estadounidense ha puesto a disposición de sus aliados de manera inexplicable.

En ese marco, Trump intentó transmitir tranquilidad sobre la relación con Rusia en una reunión con Vladimir Putin que dejó mucho que desear, pues luego se dio a la luz pública que ambos mandatarios tuvieron un segundo cónclave “secreto”, el cual no hizo otra cosa que aumentar las teorías de conspiración que se ciernen sobre la actual administración por sus vínculos durante la campaña con los rusos.

A todo esto se suma que Corea del Norte se ha dedicado a jugar a la guerra dialéctica, haciendo pruebas de misiles y llamando al país a destruir a Estados Unidos, como si sintieran que pueden envalentonarse porque nadie será capaz de hacerle daño. Mientras, los militantes del Ejército Islámico se mofan de lo que califican como la incapacidad de Trump para ser el “hombre más poderoso del mundo”.

En América Latina las cosas no van diferentes. Trump ha asumido una estrategia confrontacional con los gobiernos de izquierda de la región, como Cuba, Venezuela y Nicaragua, quienes miran con recelo las movidas de la Casa Blanca, que parece apuntar al sur de la frontera para conseguir algunas victorias, por ejemplo con México, pues en el plano doméstico el clima político no puede ir peor.

El Congreso, sobre todo el Senado, se ha sublevado contra el presidente de su propio partido.

Por un lado, está el tema de Rusia, el cual es investigado con seriedad por ese cuerpo, que podría llamar a un juicio político si se encuentran conexiones directas de Trump y su campaña con la inteligencia rusa. El Senado, además, aprobó nuevas sanciones económicas a Rusia, a pesar de que Trump envió el mensaje tras su encuentro con Putin, de que quería moverse en la ruta opuesta.

Por otro lado, están “issues” de promesas de campaña muy serios, como la iniciativa para eliminar el “Obamacare”. John McCain liquidó las intenciones presidenciales de sacar de carrera la polémica iniciativa de salud pública, un símbolo de la dialéctica que Trump esgrimió para llegar a la Casa Blanca.

A ese cóctel legislativo se suman conflictos en el propio equipo presidencial. El recién llegado director de Comunicaciones de la Casa Blanca, Anthony Scaramucci, ha comenzado a tener feas “escaramuzas” públicas al zafársele la lengua con preocupante consistencia. Quien se supone reparara la imagen de la administración no ha hecho otra cosa que enlodarla más en menos de una semana.

Y entonces está el propio Trump y sus realidades. Se puso a piropear a la primera dama francesa, ha insultado a periodistas mujeres y vetó los transexuales en las fuerzas armadas, dejando ver una perspectiva de género ultraconservadora que no le ha hecho nada bien, incluso entre los conservadores moderados, que son los más.

Es evidente, cuando se mira este escenario, que el barco de Trump hace agua aceleradamente y que sólo un milagro permitirá al presidente salir de este atolladero. Lo más increíble es que sólo lleva seis meses en el poder.

Clinton salió de su tempestad, incluso, fortalecido. Nixon no tanto, pues se tuvo que ir en desgracia. ¿Qué destino le depara a Trump? Me parece que el magnate de los bienes raíces y el “reality show” es quien tiene la respuesta a esa pregunta, pero lo que queda claro es que Estados Unidos atraviesa su peor momento en años y, todo indica, que podría ponerse peor.

Otras columnas de Benjamín Morales

💬Ver 0 comentarios