Silverio Pérez

Punto de vista

Por Silverio Pérez
💬 0

Estados Unidos: fósforo, papel y gasolina

La imagen de un fósforo junto a un papel y un poquito de gasolina nos puede ayudar a entender lo que está pasando en Estados Unidos y que en Puerto Rico muchos escogen no discutirlo. La cabeza del fósforo tiene un material combustible que, al friccionarlo con una superficie rugosa, emana un calor que produce una pequeña llama. Al poco rato, la llama consumirá, sin mayores consecuencias, el pedacito de madera u otro material que sostiene la cabeza. Sin embargo, si lo acercas a un papel, se producirá un efecto multiplicador del fuego, que se moverá rápidamente a otros materiales inflamables. Sucede que el papel, al ser sometido a un aumento significativo de temperatura, libera la energía acumulada en sus moléculas de oxígeno, y se da la combustión. Si a eso le añadimos un chorrito de gasolina, un potente acelerante, el fuego se hará incontrolable.

El fósforo: el asesinato cruel, a la vista de todos, con aire de impunidad, de George Floyd en Minneapolis. El papel: el contexto social en el que ha vivido la sociedad norteamericana por décadas. El racismo institucionalizado, la exclusión y la pobreza a los que se ha sometido a los afrodescendientes, la xenofobia, y el movimiento hacia la extrema derecha de un gran sector de la población blanca, cada día acumulan más y más energía en espera de un fósforo que los encienda. Para colmo de males, el presidente Donald Trump, lejos de ser un bombero que intenta aplacar el fuego, es la gasolina que hace que el incendio se acelere y sea incontrolable. 

Si no entendemos el contexto histórico y social en que ocurren los recientes acontecimientos en los Estados Unidos, es fácil desviarnos hacia lo fácil, el vandalismo de unos pocos -que también vienen de esos sectores marginados-, e ignorar, de un lado, a la inmensa mayoría de los protestantes, de diversidad de perfiles, sobre todo jóvenes, que ha dado cátedra de compromiso y militancia, y de otro lado, el vandalismo contra seres humanos, por parte de la Policía convertida en perros feroces, como el mismo Trump amenazó.

El racismo, la xenofobia, la torpeza y la insensibilidad, el desprecio y agresividad de Donald Trump, que no compara con ningún otro presidente en la historia reciente de Estados Unidos, debieran ser suficientes para que Wanda Vázquez, Jenniffer González, Johnny Méndez y Tomás Rivera Schatz, los principales funcionarios electos de Puerto Rico que han expresado su apoyo político al Partido Republicano, se manifiesten de inmediato y digan si siguen siendo afines al comportamiento de este presidente. Callar es complicidad; de ellos y de quienes los apoyan.

No es raro que muchos en Puerto Rico escojan callar. El tema del racismo incomoda a nuestra sociedad. Se nos ha inculcado desde la primera colonización de blancos europeos en nuestra tierra con el uso de esclavos negros para las labores que esos blancos no querían hacer. Se siente, solapado a veces, en todos los aspectos de nuestra vida. Me tomó unas horas examinar cuatro cancioneros que utilizo para mis bohemias musicales para descubrir que en sus más de 200 canciones de nuestro repertorio popular, no hay una sola dedicada a la mujer o el hombre negro. A lo más que se llega es a hablar de la “piel canela” en una o dos canciones. Nuestros más conocidos y queridos compositores, de raza negra, cuyas canciones aparecen en esos cancioneros, le cantaron a la mujer blanca como modelo de belleza. Como ya sabemos en la conocida, Preciosa, de Rafael Hernández, se reconoce “la noble hidalguía de la madre España y el fiero cantío del indio bravío”, pero no se menciona nuestra descendencia del negro africano. Y cuando se menciona la palabra negra es para adjetivar la maldad con la que nos trata “el tirano”, que luego se suavizó y se cambió a “el destino”.

Mi llamado es a meterle mano a esa conversación desde nuestro personal racismo, escondido, o tal vez no tanto, en la construcción social en la que hemos sido educados. Mientras no se haga, el fósforo seguirá cerca del papel y la gasolina.

Otras columnas de Silverio Pérez

lunes, 22 de junio de 2020

La nube que nos arropa en Puerto Rico

La firma del Código Electoral por la gobernadora, tras prometer que no lo avalaría sin el consenso partidista, lanza sobre el deteriorado clima electoral de Puerto Rico una nube más densa que la del Sahara, declara Silverio Pérez

martes, 26 de mayo de 2020

Ese 2 de agosto de victoria cívica

Silverio Pérez propone que se declare el 2 de agosto Día de la Acción Cívica para celebrar el triunfo cívico y las lecciones del verano del 19

lunes, 18 de mayo de 2020

El Nuevo Día 50 años: décimas de oro

Fue El Nuevo Día referencia obligada en mi quehacer, en mi urgencia de aprender y en mi toma de consciencia, escribe Silverio Pérez

martes, 12 de mayo de 2020

Covidianidades

Silverio Pérez aboga por la atención a las necesidades básicas de la gente en Puerto Rico

💬Ver 0 comentarios