Benjamín Morales

El Catalejo

Por Benjamín Morales
💬 0

Estados Unidos y Cuba: relación que se congela

El más reciente incidente en las relaciones entre Cuba y Estados Unidos parece sacado de un libreto de las mejores películas de James Bond, lo cual supone que la Casa Blanca ha tomado una ruta que no da visos de tener marcha atrás o, al menos, de alguna rectificación.

El libreto de la polémica tiene sus elementos oficiales y extraoficiales. Como siempre, los extraoficiales son más jugosos, pero comencemos por los oficiales, que fueron hechos públicos por el Departamento de Estado.

El Gobierno de Estados Unidos expulsó a dos diplomáticos cubanos de la Embajada en Washington como represalia por un “incidente” que afectó la integridad física de un grupo de diplomáticos estadounidenses radicados en La Habana a finales del año pasado.

Estados Unidos sólo ha confirmado esa expulsión, que un grupo de su personal se enfermó con patrones comunes y que las autoridades de seguridad del país están investigando qué ocurrió. Hasta ahí lo oficial.

Entonces, la prensa estadounidense ha recibido información extraoficial que le pone jugo a la cosa. Dicen que se analiza la posibilidad de que se haya utilizado un aparato de ultrasonido capaz de afectar la audición o el funcionamiento de los órganos de los seres humanos. Las fuentes de los medios estadounidenses aseguran que estos aparatos fueron colocados intencionalmente en las casas de los diplomáticos para causar daño.

Suena un tanto increíble, ¿no? Pues agárrese, porque una de las teorías de conspiración sostiene que los rusos, que tienen amplia presencia en Cuba, pueden estar detrás del tema y que hayan comandado la operación sin que los cubanos se hayan enterado.

Cuba niega todo y afirma que ordenó una investigación exhaustiva, pero que no contó con la cooperación estadounidense. Asegura que desde febrero no supo más del incidente hasta que Estados Unidos solicitó en mayo la salida de los dos diplomáticos, cuyos nombres ni posiciones han sido revelados.

La pregunta que viene a todo esto es: ¿qué saca Cuba con dañar los oídos o los órganos de funcionarios estadounidenses?

Cuba puede ser acusada de muchas cosas, unas muy ciertas y otras muy falsas, pero lo que no puede ser negado es que las misiones diplomáticas en este país gozan de un trato casi de realeza, incluyendo la de Estados Unidos, por lo que todo este entuerto parece más una treta política que un incidente real.

Cuesta creer que Estados Unidos, el país con la mejor tecnología de espionaje del mundo, no ordene a sus fuerzas de inteligencia a hacer un cateo exhaustivo de las residencias donde vivirán sus diplomáticos para evitar este tipo de incidentes. La revisión de esas residencias y de las sedes consulares pasan, por estándar, por una revisión minuciosa para hacerlas “seguras”.

Entonces, cuesta creer que Cuba tenga tecnología que logre burlar la inteligencia estadounidense y ni siquiera pensaría que los mismos rusos están enposición de hacerlo con tal impunidad y sin ser detectados.

¿Qué hay detrás de todo esto? Conversaba con un académico cubano que me señalaba que Estados Unidos busca crear un tridente del odio, al mejor estilo de la guerra fría. Ya tiene dos actores en Corea del Norte y Venezuela, por lo que Cuba, que es socio de esos dos países, viene a ser una carta lógica para unirse al club que será objeto del ataque dialéctico de Donald Trump y su administración.

¿Qué saca Trump con eso? Despistar un poco la trama rusa al emprenderla contra aliados estratégicos de Rusia y justificar la renovación del aparato militar que ordenó tan pronto llegó a la Casa Blanca, pues para tener fuerzas militares renovadas, hay que contar con enemigos a la vista que puedan ser, en teoría, objeto de algún ataque.

El problema es que con toda esta estrategia, Trump se está cargando dos años y medios de avances importantes entre Cuba y Estados Unidos. Ha echado por la borda el clima de paz que Raúl Castro Ruz y Barack Obama se esmeraron en crear, por lo que esta relación se congela sin que haya perspectivas de calor a la vista.

Otras columnas de Benjamín Morales

sábado, 9 de diciembre de 2017

Trump y la polarización

El periodista Benjamín Morales Meléndez indica que la democracia estadounidense falló al elegir a Donald Trump.

viernes, 24 de noviembre de 2017

De ataques sónicos y norcoreanos

El periodista Benjamín Morales Meléndez abunda sobre las relaciones tensas entre Cuba y la Administración Trump, y el potencial de complicación con la visita de Corea del Norte.

sábado, 28 de octubre de 2017

El juego eléctrico en Puerto Rico

El periodista Benjamín Morales Meléndez declara que Puerto Rico está en el medio de un juego eléctrico en el cual el 90 por ciento del país se ha convertido en las fichas que se mueven a conveniencia para quien quiere acabar sacándose la lotería.

sábado, 14 de octubre de 2017

Algo no me cuadra con María

El periodista Benjamín Morales Meléndez cuestiona la lentitud de los gobiernos estatal y federal para superar el colapso del sistema eléctrico en Puerto Rico.

💬Ver 0 comentarios