Manuel G. Avilés Santiago
💬 0

Esta es Mi Escuela

Recuerdo vívidamente la imagen de mis hermanos entonando, con voz chillona: “Esta es mi escuela, y yo la quiero y la defiendo. Esta es mi escuela, aquí yo estudio y me divierto”. La emoción visceral con la que aquellos preadolescentes cantaban el afamado “jingle” de servicio público caló profundo en mí. Siendo un pequeñín, yo también quería ser parte de esa escuela que con tanta pasión mis hermanos narraban melódicamente.

Pensar la escuela como espacio de aprendizaje, socialización y hasta de diversión, es en parte legado de la cultura popular puertorriqueña. Desde mediados del siglo veinte, la televisión local ha producido decenas de programas dedicados a la escuela.

Por ejemplo, los pasos de comedia de “El Colegio de la Alegría” se convirtieron en favoritos de las audiencias puertorriqueña; primero, en la radio y luego en la televisión. Ya, en la segunda mitad de los ochenta, el programa musical “¡Qué Angelitos!” también apostó a las aulas escolares para contar las aventuras de El Cheche, Lucy y Pitito.

A principios de los noventa, los proyectos melodramáticos “Libros y Sueños” y “Clase del 90” nos insertaron en las dinámicas de los estudiantes de escuela superior. También, en los 90, el rapero Rubén DJ convirtió en éxito la canción “La Escuela”, cuyo sonsonete musical se convirtió en un manifiesto cultural sobre la importancia de la educación. Y cómo olvidar la propuesta televisiva de competencias interescolares “A Toda Máquina”, en la que escuelas intermedias y superiores competían en las materias escolares, deportes y artes.

Tristemente, estas representaciones mediáticas de la escuela hoy quedan reducidas a archivos en YouTube o al simple recuerdo casual producto de la nostalgia. Hoy por hoy, la representación de la escuela se limita a la noticia del cierre, del despido, o de la falta de recursos en los planteles. Cada vez, resulta más complicado imaginar la escuela abierta. Cada vez, es más difícil tararear la canción: “Esta mi escuela…”

Otras columnas de Manuel G. Avilés Santiago

martes, 18 de septiembre de 2018

Miss Puerto Rico

El profesor Manuel Avilés Santiago expone que Miss Puerto Rico 2018 sería la representante de las frustraciones de un pueblo al que se le obliga a sonreír y a renacer resiliente, aun cuando las condiciones no lo permiten

martes, 18 de septiembre de 2018

La Miss Universe que necesitamos

El profesor Manuel Avilés Santiago expone que Miss Puerto Rico pasa a ser la representante de las frustraciones de un pueblo al que se le obliga a sonreír y a renacer resiliente, aun cuando las condiciones no lo permiten

martes, 21 de agosto de 2018

Nombres impropios

Manuel Avilés Santiago comenta sobre las prácticas al escoger un nombre para los hijos y las curiosidades creativas producto de fusiones u otras circunstancias

martes, 17 de julio de 2018

¡Ese bendito celular!

El profesor Manuel G. Avilés Santiago explica cómo el celular se ha convertido en un instrumento revelador de atropellos

💬Ver 0 comentarios