José Aponte Hernández

Tribuna Invitada

Por José Aponte Hernández
💬 0

Esta semana se nos va la vida en el Congreso

En los próximos días, el Senado y la Cámara de Representantes federal estarán abriendo el proceso de conferencia para tratar de delinear una sola versión de la reforma contributiva del Partido Republicano. Como están ahora mismo, ambos proyectos son nefastos para Puerto Rico. Amenazan el trabajo de cerca de 250,000 ciudadanos y colocan en jaque la ya frágil economía local.

Por esto, el presidente de la Cámara, Carlos “Johnny” Méndez, junto a un grupo de representantes de la mayoría parlamentaria, visitaremos la capital federal esta semana para explicarles con números, cifras y datos a los senadores y representantes el verdadero efecto que tendrán las actuales provisiones de esta reforma en nuestra isla.

Primero que nada, tenemos que cambiar la designación de Puerto Rico para efectos contributivos corporativos, de una “foránea” a una “domestica”, para así lograr impulsar enmiendas reales y viables a la reforma. Al mismo tiempo, vamos a dialogar con los congresistas sobre la necesidad de legislar iniciativas que fomenten la recuperación de la isla tras los embates de los huracanes Irma y María.

Entre las propuestas que vamos a presentar, además de la designación de “domestica”,  se destaca una que busca paridad en la asignación de recursos para los programas que se nutren de fondos Medicaid, particularmente Mi Salud, bajo la Parte A de Medicare (servicios hospitalarios), la Parte B (servicios médicos), la Parte C (Programas Advantage) y la Parte D (cubierta de medicamentos).

También buscaremos abrir el camino para enmendar la Sección 24 del Código de Rentas Internas federal, con el fin de permitir a familias elegibles en Puerto Rico que reclamen el crédito contributivo federal por hijos dependientes. Se estima que esta propuesta inyectaría al menos $2,900 millones en la economía local durante los próximos 10 años. Ello beneficiaría a sobre 355,000 familias y 400,000 niños, con un pago promedio anual de $770.

En agenda está también lograr la expansión a la isla del Programa de Asistencia Temporera para Familias Necesitadas (TANF, por sus siglas en inglés), incluyendo la implementación del programa Dos Padres Desempleados y el programa para cuido de niños. Ambos inyectarían sobre $35 millones adicionales para ayudar a las personas que perdieron su empleo a consecuencia de María, considerado por las autoridades federales como la peor catástrofe natural en la historia de los Estados Unidos.

Además, lucharemos por una asignación de $1,000 millones para la construcción de nuevas viviendas de interés social. De acuerdo con varios informes, sobre 250,000 personas perdieron sus hogares por el golpe de los vientos de María.

No vamos a dejar de tocar en ninguna puerta porque esta semana se nos va la vida en el Congreso.

Otras columnas de José Aponte Hernández

miércoles, 18 de julio de 2018

Tiempo de actuar por la estadidad

El representante José Aponte Hernández llama a trabajar para convertir a Puerto Rico en el estado 51 de Estados Unidos

💬Ver 0 comentarios