Gazir Sued

Buscapié

Por Gazir Sued
💬 0

Estigmas

Si bastaran los deseos de bien para cumplirse y no hiciera falta más que palabras precisas para hacerlos realidad, ¿qué sería de la humanidad? ¿Acaso se elevaría sobre sí misma y, finalmente satisfecha y complacida, celebraría su triunfo sobre la maldad? No. La condición humana hace absurda la premisa y por su naturaleza la torna irrealizable. Lo bueno para unos es malo para otros, y lo deseado por unos a otros resulta indeseable.

Ni siquiera en la idea de Dios cabe la posibilidad de un fin único y absoluto para todos. No porque Dios existe únicamente en la imaginación de sus creyentes sino porque más allá de la palabra Dios no existe unidad de sentido unívoco y fijo, y en torno a un mismo Nombre existen tantos dioses como creyentes.

En nombre de Dios, de la Patria y la Paz se arman guerras entre naciones; para erradicar la Violencia los estados justifican violencias atroces; para la gente común la crueldad vengativa es Justicia; y por Amor hay quienes mueren y quienes matan...

El otro es siempre otro, enemigo del Estado, maldito de Dios o traidor a la Patria. La idea de una Moral Social es un invento similar. Al tiempo que juzga a una persona como inmoral la estigmatiza como pecadora, criminal o loca.

Las instituciones estatales, los partidos políticos y los medios de (in)formación cultivan viciosamente esos artificios retóricos, y en el acto sacrifican las posibilidades de coexistir civilizadamente, es decir, de manera tolerante a las infinitas diferencias que nos caracterizan como humanos.

Es año de elecciones, y una ansiedad enfermiza parece arrastrar a las masas a creer las sandeces más increíbles, solo porque procuran de ellas ilusiones de bienestar y seguridad sin más que esperar el día de votar. Esa credulidad psicopatológica que degenera en fanatismos politiqueros es indiferenciable de fanatismos religiosos. Un pueblo infantilizado cree con facilidad pero no piensa lo creído; no interesa saber y repite sin cuestionar. Le entretiene la democracia farandulera…

Otras columnas de Gazir Sued

sábado, 17 de noviembre de 2018

Puntos suspensivos

El profesor Gazir Sued reflexiona sobre la contradicción de que se reconozca el derecho humano a la libertad de pensamiento, pero no la libertad de expresar lo pensado

lunes, 22 de octubre de 2018

Forcejeo en escuela de Puerto Nuevo

El profesor Gazir Sued analiza el incidente violento entre un maestro y estudiante de escuela secundaria en Puerto Nuevo

💬Ver 0 comentarios