Mari Mari Narvaéz

Buscapié

Por Mari Mari Narvaéz
💬 0

Esto no es una cursilería

Esto no es una cursilería, aunque comprendo si usted lo entiende así. O sea, mi intención no es buscarle la belleza a este momento descarnado (aunque no sería mala idea). Resulta que me he dado cuenta de que no sé imaginarme la vida sin el mar. Tal vez a usted también le pasa. He demorado demasiado en percatarme de ello, pero los signos comenzaron hace muchos años. Es raro. No sé exactamente para qué requiero el acceso al mar pero, cuando me he encontrado en lugares muy espesos y montañosos, he sentido una sensación de ahogo que me no me permite pasar temporadas demasiado largas en sitios donde no se puede ver el horizonte.

Últimamente, donde quiera que voy, la gente habla de los que se han ido. Todas las veces que he preguntado a taxistas, meseras, estilistas, enfermeros y otros por qué se quedan en un lugar abocado a la pobreza y a la explotación, me han contado, entre las razones más poderosas, nuestro privilegiado acceso a la naturaleza. Y hay algo más ahí. Porque debo admitir que también escucho mucho sobre la simpleza de ese acceso. “Aquí en cuestión de na’ tú tienes playa, tú tienes montaña, tú tienes chinchorro pa’ darte una cerveza, tú tienes música, tú tienes gente. Y sin frío... Es distinto”, me decía un chofer el otro día. Es distinto de ‘allá’, es lo que entiendo, aunque él no especifica. Comprendo muy bien lo que me dice aunque no puedo explicarlo con demasiada lógica pues, al fin y al cabo, ¿no hay naturaleza en todas partes?

Supongo que lo que quiero decir es que creo que vivimos más apegados a nuestras bellezas naturales de lo que podríamos sospechar en una mirada urbanística cualquiera. Nos destruyen el país por todos los flancos y nosotros seguimos embelesados en una memoria lejana de la alegría y la frescura y el calor compartido.

Si así son las cosas; si esa es la radiografía que nos une a independentistas y estadistas y colonialistas por igual, pienso que al menos eso tendríamos que defender ferozmente. Porque hasta sin playas nos van a querer dejar en un día no muy lejano.

Otras columnas de Mari Mari Narvaéz

martes, 10 de julio de 2018

El miedo de los bravos

La escritora Mari Mari Narváez declara que los informes del monitor son la única fuente de información técnica para evaluar el progreso o retroceso de la Reforma de la Policía de Puerto Rico.

💬Ver 0 comentarios