Juan Dalmau

Tribuna Invitada

Por Juan Dalmau
💬 0

Estragos del Año Viejo

El 2014 ha tenido como denominador la debacle de un modelo político y económico colonial, que no le sirve a los intereses y necesidades de un Puerto Rico en la segunda década del siglo XXI, sumado a la incapacidad gubernamental para establecer un plan estratégico que atienda -a corto y a largo plazo- nuestros problemas apremiantes. Veamos algunos ejemplos.

Educación: el 2014 comenzó con el intento del Gobierno de asestar un duro golpe al magisterio, trastocando sus derechos de retiro digno para una calidad de vida decorosa luego de servirle al país. Si bien el magisterio se impuso judicialmente, la determinación mantuvo disposiciones en la ley impugnada que le afectan adversamente. Quedan inalterados o empeoran, los problemas en la transportación de estudiantes, la falta de maestros, la ausencia de recursos, la falta de psicólogos escolares, el incumplimiento con las obligaciones con los niños de educación especial y el cierre de escuelas, entre otros asuntos, lo que revela el colapso del sistema de educación. En el caso de educación especial y de retiro, el PIP ofreció asesoramiento legal y talleres de orientación para que padres y maestros conocieran el alcance de sus derechos.

Presupuesto: el gobernador anunció un supuesto presupuesto balanceado sin pedir prestado ni despedir empleados públicos. Al mismo tiempo, se cuajaba una nueva emisión de bonos, la congelación de puestos transitorios que afectó adversamente los servicios gubernamentales y la extensión de beneficios económicos a empresas extranjeras que no reinvierten su capital en el país.

En la acción económica, el gobierno popular utilizó la misma receta del gobierno anterior del PNP: más contribuciones, desmantelamiento de servicios gubernamentales y atentar contra los sistemas de retiro. La política fiscal se ha nutrido de imponer una carga irreversible a los sectores económicamente más vulnerables de nuestro país. Ante el anuncio oficial de la degradación del crédito del gobierno, pasamos de “empleos ahora” a “despidos ahora”.

El PIP propuso medidas esenciales: la extensión y aumento de la contribución especial a las foráneas, la reestructuración de un sistema contributivo inefectivo, repleto de exenciones, créditos y deducciones que afectan al tesoro público, y la exigencia de poderes políticos que nos permitan hacer lo que hacen las naciones independientes en tiempos de crisis: proteger su producción, renegociar los términos de pago de deuda y crear un nuevo proyecto económico que no dependa de la aprobación de un tutor.

“Crudita”: el aumento en el arbitrio al petróleo y sus derivados es un castigo adicional al pueblo puertorriqueño y una muestra más que en este Gobierno, como en los pasados, los platos rotos los pagan quienes no los rompieron. El país no tiene la culpa de que la Autoridad de Carreteras no haya ejercido adecuadamente los derechos que tenía como contratistas para exigir, por ejemplo, el pago por las demoras en la ejecución de los proyectos, para exigirle a las compañías fiadoras que reembolsen cuando trabajan mediocremente en una carretera y tienen que estar reconstruyéndolas continuamente. Para colmo ese nuevo impuesto se aprobó de la mano con un “barril de tocino” que compromete cientos de millones de dólares para pistas de patinaje sobre hielo, una bolera, para mejoras de un “hotel boutique” y un parque acuático, entre otros proyectos. Prioridades torcidas.

Finalmente, despediremos el 2014 sin acción alguna con respecto al tema fundamental de estatus. El liderato del PPD insiste en ignorar el repudio de los puertorriqueños al actual status colonial. Todo apunta a que ese liderato inclumplirá su promesa de convocar una Asamblea de Estatus. Veremos qué nos depara el nuevo año 2015. Ante los estragos del Año Viejo, en el PIP reafirmamos nuestro compromiso de lucha en defensa y bienestar de todos los puertorriqueños .

Otras columnas de Juan Dalmau

lunes, 1 de octubre de 2018

La independencia es opción democrática

El senador Juan Dalmau alude al maltrato que recibe Puerto Rico de Estados Unidos y defiende la independencia como opción democrática para el país

💬Ver 0 comentarios