Omar A. Vega Albino

Punto de vista

Por Omar A. Vega Albino
💬 0

Estudiantes en espera de empatía

Estamos ante un año atípico, sin espacio para recuperarnos de los terremotos en el sur -y sus continuas réplicas- y ahora se suma una pandemia a nuestro quehacer estudiantil. Hay nuevas interrogantes que nos carcomen ante la falta de confianza en las autoridades, la falta de atención de ciertos patronos a sus empleados, el mar de informaciones falsas que inundan nuestras redes. Todo abona al desasosiego.

Mientras, suena sencilla la solución: quédate en casa. Empero, esta se perfuma con aires de privilegio. Este cierre, aunque necesario, no se debe ver livianamente. No todos y todas tienen acceso a fuentes de ingreso. Algunos, a cuentagotas llevan el pan a su casa. Ni hablar del temor de que el COVID-19 toque a las puertas de los seres queridos.

Los estudiantes no estamos ajenos a los acontecimientos. Quizás los graduandos no volvamos a pisar las aulas, pero este problema es minúsculo frente a los colegas estudiantes que, adicional a sus estudios, valientemente lideran los esfuerzos para afrontar la crisis desde diversos frentes: seguridad pública, cadena de suministros, el campo de la salud, en su propia familia, entre otros.

La presente crisis, extraña para todos, necesita que la empatía se ponga en práctica. Para ello, estudiantes de Derecho de las tres escuelas del País procuramos recientemente persuadir a nuestros profesores y profesoras de que consideren el sistema de calificación opcional Pass/Fail. Muy a nuestro pesar, muchos académicos no apoyan esta iniciativa, argumentando entre otras cosas, que esto fomenta la falta de dedicación de los estudiantes. Sin embargo, sobre 75 de las escuelas de Derecho más prestigiosas en los Estados Unidos, entre las que se destacan Harvard, NYU, Cornell, Georgetown, Duke y Columbia, se movieron este semestre a la alternativa propuesta, en aras de minimizar el impacto negativo que la presente crisis pueda generar en los índices académicos de los estudiantes.

La empatía se practica; si se profesa sin acciones, no existe. Ya sea en el ambiente académico, laboral, entre vecinos, o donde sea necesario, es menester trabajar en conjunto. Nuestros aplausos tienen que estar acompañados de cooperación ciudadana. Seguramente, esta requiera sacrificar hoy un poco lo que creemos, para mañana poder superar como país y reclamar nuevamente que Puerto Rico se levanta.

Otras columnas de Omar A. Vega Albino

💬Ver 0 comentarios